sábado, 4 de enero de 2014

BLANCO Y NEGRO

La presencia de una obra como "Utage", filmada entre 1966 y 1967, en la recta final de la filmografía de Heinosuke Goshō, en plena época de consolidación de todos los cambios que habían afectado al cine japonés desde principios de los 60 - y no olvidemos que se trata de quizá la cinematografía de uno de los países sometidos a más transformaciones externas de la segunda mitad del siglo XX -, puede fácilmente interpretarse como una señal de inmovilismo.
Ser un ejemplo de resistencia seguramente poco ha de jugar en su consideración como cineasta.
Los planos iniciales y otros que aparecerán más tarde, en cascada incluso, desnudos hasta parecer descompuestos para un montaje minimalista, los apoyos en insertos metafóricos, la violencia de ciertos cambios de ritmo, lo explícito de varios momentos, todos los elementos que pueden conectar en definitiva el film con los de algunos de los contemporáneos que más huella estaban dejando en ese cine como Yoshishige Yoshida o Masahiro Shinoda, conviven dócilmente, sin que haya mediado ruptura narrativa con evocadores flashbacks y elipsis, con una íntima voz en off, una música triste y elegíaca, el perfume de los mejores melodramas filmados por Vidor, Stahl, Shimazu, Borzage o Naruse en la época que la película retrata (ente 1930 y 1936).  
Ropajes actuales, ocasionales, para un alma tan griffithiana como lubitschiana. Imperecedera modernidad por tanto.
En el convulso Japón de preguerra, esta obsesiva historia de amor a destiempo, entrecortada, asida a objetos (cartas, prendas de vestir, libros...), femeninamente carnal y trascendente sin apenas contacto físico, necrófila y devastada por radicalismos políticos, no podría estar más lejos de las convenciones sin contravenir ni una de ellas patentemente, merced a un refinamiento expositivo crítico con todas y cada una de las circunstancias que alejan a la pareja protagonista de poder vivir abiertamente como debieran haberlo hecho.
El arte de Goshō, ni discreto ni simple, parece adaptable a toda clase de terrenos y texturas, fundacionales o postmodernas, ligeras o densas, iniciáticas o de recapitulación, atravesadas por la Historia o suspendidas en el tiempo.
Como sus magistrales "Oboroyo no onna", "Ima hitotabi no" o "Banka" tres, dos o una década antes, "Utage" está muy por encima, es lo opuesto en realidad, a las aburguesadas junbungaku, meras adaptaciones de novelas highbrow, timoratas, tediosas.
En sus manos, este drama romántico sombrío y malhadado está inteligentemente mirado a través de los ojos de una mujer de apariencia frágil, no realizada, que proporciona un punto de vista en constante reajuste hacia la verdad y el deseo, precisamente la capacidad de la que carecen el resto de personajes del film, ocupados permanentemente en abstracciones y convenciones como las ideas y el deber mientras la vida pasa de largo.

Él no es nada admirable ni especial, desde luego no es un héroe, más bien se trata de un imberbe radical abducido por un contubernio revolucionario que anuncia a Wakamatsu (tan atinadamente que hasta un Adachi pulula por entre los gerifaltes), así que será con los pequeños "triunfos" de ella, trufados de frustraciones, donde estará, siempre atento a la belleza, Goshō.
Momentos tan hermosos como ese en que, diez horas de tren después, aparece ante su casa sonriente, iluminado su rostro... para entregarle un libro que él ni siquiera desenvuelve. Ha atravesado ese espacio movida por su pasión y es justo que la erosión de la incomodidad, el cansancio del viaje, queden olvidados, derrotados por ese instante esplendoroso.
Breves estampas, sin subrayados ni tampoco - es mucho más joven, no tiene pasado - el peso de eternidad concedido por un Mizoguchi a algunas de sus damas (las aún más terrenales y débiles Yuki o Musashino), igual de poco correspondidas y zarandeadas por las circunstancias, pero tan inalcanzables como la Gertrud de Dreyer.  
Suzuko será, un poco como la aterida Lisa de "Letter from an unknown woman" - y es inevitable recordar a Max Ophüls en varios momentos -, la amante del amor hasta si le conduce a la orilla de la playa en que un día escuchó promesas, a rememorar por última vez lo que soñó sería su vida y no fue.

27 comentarios:

Mario Vitale dijo...

Creo que ya disponemos de unos cuantos argumentos, media docena por lo menos, para colocar a Gosho entre los mejores del melodrama. Sus historias, tan apasionantes como íntimas, están trenzadas con su soberbia dirección actoral, pero también con la atención prestada a los objetos, los espacios, la sentida dosificación musical, sus audacias narrativas y su querencia por la ironía y la paradoja. Todo ello conforma un cine de una humanidad esplendorosa, profunda, atenta a todas las pobres contradicciones humanas. Lo necesitamos.

Jesús Cortés dijo...

Sí, las 4 mencionadas en el texto más por lo menos "Entotsu no mieru bashô" y "Wakare-gumo". Otro puñado igual de copioso está casi a ese nivel y además amplía aún más su espectro a comedias y dramas.
Uno de los grandes, cada vez más conforme se van pudiendo ver sus obras.

Aitor dijo...

Hola Jesús, de las citadas en tu artículo me falta por ver "Ima hitotabi no" y no la encuentro por ningún sitio. Quizás sepas donde anda...
Un saludo

Jesús Cortés dijo...

Pues estamos en un caso parecido al de los films de Tanaka Kinuyô que hablábamos hace pocos días.
Veré qué recabo.

Mario Vitale dijo...

Al primer nivel yo añadiría, además, "Osaka no yado".

Anónimo dijo...

¿Dónde se puede ver este film?
Gracias

Jesús Cortés dijo...

Estoy gestionando que ambas, "Ima..." y "Utage" puedan verse en días. Avisaré.

Mario Vitale dijo...

Subtítulos en español de Kawabata Yukari. Espero que, en breve, las películas se puedan compartir en foros abiertos como cineforum-clasico.org (así como en foros privados).

IMA HITOTABINO (1947)

http://www.opensubtitles.org/es/subtitles/5478379/ima-hitotabi-no-es

UTAGE (1967)

http://www.opensubtitles.org/es/subtitles/5478450/utage-es

Anónimo dijo...

Gracias.

Carlos C. dijo...

¿Y qué pensáis de Kiiroi karasu? A mí me encantó.

Carlos C. dijo...

Por cierto, acaban de salir las listas de senses of cinema de lo mejor del año y no veo la tuya. ¿No participas este año? ¿Las vas a publicar en algún sitio?
Saludos.

Por cierto, aquí está la de Miguel Marías:

http://sensesofcinema.com/2014/issue-69-december-2013/2013-world-poll-part-2/#29

Jesús Cortés dijo...

A mí también me gusta mucho "Kiiroi karasu".
No mandé lista anual a SofC.
Respecto a "Ima hitotabi no" y "Utage", se publicarán en cineforum clásico en breve.

Aitor dijo...

Muchas gracias Jesús. Qué gran noticia. Ayer me hice con una cuenta de KG y no están las dos que dices que van a subir a Cinefórum.

Estoy a la espera de los films de Tanaka en KG y he aprovechado y he visto "Angel in Exile". Me ha parecido muy buena película pero creo que en el mismo año hay películas superiores como "Fuga in Francia" o "Hachi no su no kodomatachi". Ahora veré cuanto antes "The Inside Story" también del mismo año.

Jesús Cortés dijo...

Efectivamente esas dos películas no están en KG todavía. Se han hecho antes los subtítulos españoles que los ingleses y sin estos últimos, subirlas a KG supongo que es poco aprovechable en términos de bonus.
Los Tanaka parece que los están "limpiando" para mejorar las copias - con resultados apreciables - y Mario Vitale (¿quién si no?) está terminando los subtítulos españoles. Los tienen sobreimpresionados en inglés pero en muchos momentos se ven muy mal.
Cuando se puedan ver estas películas, imagino que nadie podrá comprender por qué llevan tanto tiempo a la sombra siendo de lo más granado del cine japonés.
En cuanto a los Dwan, son bastante distintas "Angel in exile" y "The inside story" pero me parecen igual de grandes. Gran año ese para el maestro.

Anónimo dijo...

Jesús, ¿puedes compartir una sinopsis?
Tu artículo está escrito para quien vio el filme.
Gracias.
Manolo Vázquez

Jesús Cortés dijo...

Suzuko, una mujer de unos veintitantos años, que tiene un hermano con problemas políticos (represaliado como comunista), vive durante más de un lustro una historia de amor - una fascinación en realidad porque él no se entrega ni casi se permite considerarla personalmente - con Taté, un joven alférez que milita en un ala integrista-revolucionaria del ejército.
Ella se casa con otro, en un matrimonio arreglado, pero el lazo que la une a Taté es demasiado fuerte.

Anónimo dijo...

Gracias, Jesús.

Manolo

Anónimo dijo...

Jesús, permíteme otra pregunta, ¿de qué va El fosil de Msaki Kobayashi?

Manolo

Jesús Cortés dijo...

No he visto la a priori atractiva "Kaseki". Recientemente le han hecho subtítulos, con lo que caerá más pronto que tarde.
Te copio, por si te sirve (y la entiendes, está en inglés), la sinopsis que viene en KG:

"An industrialist learns of a medical condition which will greatly shorten his life. He is on a trip to Europe at the time, and a glimpse of a Japanese woman in that setting causes him to fantasize about her as the personification of his impending death. As his dialogue with his imagined mortality continues, he actually meets the living woman who is the template for his fantasy, and together they tour rural churches. Gradually he comes to some kind of peace about the diagnosis. When he returns to Japan, he is met with a series of challenges which profoundly test the lessons he has learned"

Anónimo dijo...

Gracias. Pues sí parece atractiva por la sinopsis.
Saludos.
Manolo

Anónimo dijo...

Jesús, más de uno hemos echado de menos tu lista en Senses. En mi caso, no tanto por los títulos recientes como por las pistas que arrojabas sobre tesoros ocultos.
Mi agradecimiento a todos los que están haciendo posible el "milagro Tanaka".
José Antonio.

Jesús Cortés dijo...

El "milagro Tanaka" es cosa de José Andrés Dulce y Mario Vitale.
Con los de SofC tuve un "desencuentro" y aquí no voy a publicar un listado de doscientas películas, pero si te parece bien, te copio los 30 primeros de mi lista de antiguas vistas por primera vez:
1. Chibusa yo eien nare (Tanaka Kinuyo, 1955)
2. Koibumi (Tanaka Kinuyo, 1953)
3. Dorogoi tsenoi (Marc Donskoi, 1957)
4. Turumba (Kidlat Tahimik, 1981)
5. Echoes of silence (Peter Emanuel Goldman, 1965)
6. Fyrvaktarens dotter (Georg af Klercker, 1918)
7. Sylvesternacht. Ein dialog (Douglas Sirk, 1977)
8. Nattliga toner (Georg af Klercker, 1918)
9. Bari theke paliye (Ritwik Ghatak, 1958)
10. Wheel of ashes / Roue des cendres (Peter Emanuel Goldman, 1968)
11. Eld ombord / En berättelse fran sjön (Victor Sjöström, 1923)
12. Mababangong bangungot (Kidlat Tahimik, 1977)
13. Fu rong zhen (Xie Jin, 1986)
14. Ukrainskaya Rapsodiya (Sergei Paradjanov, 1961)
15. Augen der Liebe (Alfred Braun, 1944)
16. Die mörder sind unter uns (Wolfgang Staudte, 1946)
17. High wall (Curtis Bernhardt, 1947)
18. My sister’s keeper (Nick Cassavetes, 2009)
19. Les rendez-vous du diable (Haroun Tazieff, 1959)
20. The runner stumbles (Stanley Kramer, 1979)
21. L’assommoir (Albert Capellani, 1908)
22. Sprich zu mir wie der regen (Douglas Sirk, 1975)
23. The Alligator People (Roy del Ruth, 1959)
24. 5 steps to danger (Henry S. Kesler, 1957)
25. We are not alone (Edmund Goulding, 1939)
26. The unguarded moment (Harry Keller, 1956)
27. A life in the balance (Harry Horner, Rafael Portillo, 1955)
28. Mon Jules Verne (Patricio Guzmán, 2005)
29. Les favoris de la lune (Otar Iosseliani, 1984)
30. Carosello napoletano (Ettore Giannini, 1954)

Anónimo dijo...

Gracias, Jesús. Tomo buena nota de títulos y nombres.
J.A.

Anónimo dijo...

Hola Jesús.
Tomo buena nota de tus recomendaciones cinematográficas normalmente, pero como otros años por estas fechas -y sabiendo tu buen gusto musical, Popular 1 mediante- me atrevo a preguntarte de nuevo -espero que también des la lista, siempre sugerente, de tus predilectas recientes vistas este último año-, por tu Top 10 de elepés escuchados este pasado 2013. Ese año descubrí un gran disco gracias a mi petición, aquel de Johnny Hickman que incluíste en la lista de mejores de 2012.
Yo este año no tengo claros favoritos. Me ha sorprendido gratamente el de Bowie; el de Monster Magnet me parece correcto simplemente; ese The Devil Put... de Alice In Chains me pareció discreto; me ha gustado más la nueva obra de Joan Jett o el estupendo de Charles Bradley; también disfruté, aunque nada comparado con aquel magistral de Demolition 23, el de Michael Monroe; y de esos Clutch, pues ni fu ni fa; igual que con lo último de Black Sabbath.
Disculpa mi intrusismo y petición musical y añado mi deseo para el autor de tan extraordinario espacio de un estupendo 2014.
Perry Farrell

Jesús Cortés dijo...

De intrusismo, nada, siempre es un placer hablar de música.
No ha sido un gran año precisamente y abundan las medias tintas.
Me pareció bueno, sin más, el de Bowie. Muchos elogios se los debió haber llevado "Outside", que sí tenía canciones que quitaban el aliento como aquella "auto-lectura", de título tan cinematográfico, "Strangers when we meet".
Tienen cosas estupendas "Life, hope and love", "Riding with a black swan" y "Unvarnished".
"The last patrol" quiere ser y no puede, pero se agradece el clima que respira y es un alivio ver a Wyndorf "sano".
Mal NIN, QOTSA y Soundgarden. Pearl Jam son ya otra banda. Mejor que todos AIC. Y aún mejor, sorprendentemente, Dave Grohl con su película sobre los Sound City studios.
Clutch me parecen un hype.
Algo no me pareció mal del todo de "I hate music"
Bien "Specter at the feast".
Estos Vampire Weekend que están en todas partes no sé aún.
De "Push the sky away" no me gusta ni la portada.
"13" es potente y no tiene ninguna gran canción, con lo que cumple más o menos las mejores expectativas.
"m b v" deshincha, aún más, un globo incomprensible.

Anónimo dijo...

Ayer vi la película.
Muy sutil, muy buena. Para estos dramas desgarrados soy más de otro tono, Gosho no alza la voz, pero la película es estupenda.
Habrá que buscar más cosas de este director.
Saludos.
Manolo

Rodrigo Dueñas dijo...

Con qué concisión, agilidad y justeza cuenta Gosho las escenas. Va al corazón, obviando lo superfluo. Ante tanta intensidad (intensidad modesta: no subraya nada) uno enmudece.
Propósitos e ideales del hermano y, sobre todo, del militar van perdiendo valor con el tiempo a causa de su rigidez, que deviene en inhumanidad. Ella, que a los ojos del resto no es alguien descollante, resulta el personaje verdaderamente heroico, aunque… también yerra sin remedio al persistir en amar a quien no se la merece.
Vaya última frase del último párrafo.