martes, 27 de enero de 2015

NUNCA VOLVEREMOS A CASA

Ni antes, ni durante, ni después de la más celebrada época del neorrealismo en el cine italiano, es posible encontrar grandes fluctuaciones en el cine de Duilio Coletti, uno de los menos atendidos de entre los muy buenos cineastas - sin adscripción posible a corriente alguna que prevaleciese sobre la vieja aspiración de perfección en la narrativa - del cine de su país.
Su obra más renombrada, "Il lupo della Sila" (1949) tal vez ha servido más como escudo que como emblema o siquiera enganche para su cine, al inscribirlo en la nómina de realizadores sólo interesantes de un momento verdaderamente crucial. En efecto: ni es una de sus películas más destacadas ni hace a Coletti sobresalir entre los que, grosso modo, de repente colindaban con el naturalismo, remachado o dejado más "en bruto".
Años antes de recibir alguna atención en festivales (Berlin'55 acogió bien a la estupenda "La grande speranza"), coincide precisamente en el tiempo uno de sus momentos más inspirados con la transformación fulgurante y más o menos pasajera de los Castellani, de Sica, Fellini, Bonnard, de Santis, Lattuada, Zampa y compañía, que venían en algún caso de tan atrás como él y ya habían conocido avatares de todo tipo, desarrollándose además a toda velocidad, para levantar sus proyectos.
Si la valiente y apasionada "Il grido della terra" (1949) "envejece" a la encantadora "Cuore" (1948), no quiero ni pensar en el "paso atrás" que debe suponer la sentimental "Romanzo d'amore" (1950) respecto a la primera. Baldío, esquizofrénico recuento.   
Parece obvio que si desde finales de los años cincuenta hasta principios de los sesenta convivieron (en tantos países) las últimas obras cenitales de un modelo perfeccionado durante décadas con las primeras de uno recién nacido, de la misma manera, en esta última mitad de los cuarenta pudieron hacerlo (sobre todo en Italia) ficciones inolvidables con otras recreaciones con pulso de crónica urgente sobre cuanto había acontecido en los "años difíciles".
La formidable "Il grido della terra" en concreto no pertenece ni siquiera a un cine nacional y no debiera ir bajo bandera alguna que no fuese la europea (mejor aún, la mediterránea) ni creo que pueda hacer añorar otra escritura alternativa para así caminar a la par de lo más clarividente filmado en su tiempo.
Olvidado precedente - casi inquietante premonición, porque aparte de las coincidencias, anuncia futuros enconamientos territoriales que el escritor Leon Uris ya pudo precisar en el 58 cuando escribió su mamotreto - de "Exodus" de Preminger, "Il grido della terra" es un film de aventuras, un melodrama, una aguda estampa política y sociológica de una era y una tragedia.
Cuando termina la guerra, Coletti había cumplido ya los cuarenta años, como Soldati o Visconti y sus (presumiblemente) incontables horas de lectura a Gauthier o su pasado - de los que marcan carácter, igual que le pasó a de Robertis con la Marina Militar - como médico cirujano, habían definido mucho su personalidad, digamos que bastante proclive a no dejarse alinear con lo zavattiniano (que no es tan dogmático ni nada semejante y un buen ejemplo es "Il passatore" del 47, donde coincidieron y que parece un Gance, el cineasta menos "realista" imaginable) ni todo lo contrario.
Ese barco de los "rupturismos" al que nadie que yo sepa lo ha subido, el mismo que vio sin inmutarse ni apearse de "sus trece" navegar a contracorriente a Matarazzo, el mismo del que se arrojó por la borda varias veces, ante el estupor de algunos, Rossellini - con las mismas "malas maneras" que Bob Dylan prendió fuego al folk en "Highway 61 revisited" - en busca de nuevos puertos, el hecho de rodar - este y otros films - como lo podrían haber hecho (los siempre modernos) Walsh o King (y no cuesta nada imaginar a este guionista americano, Lewis F. Gittler, en el cine de ambos), parece que han resultado perjudiciales para su prestigio, menor todavía (¿por no haberse "diversificado"?) que el de otros outsiders como Freda o Cottafavi.
La cámara, que capta con afán documental una boda, un baile o un esforzado desembarco, no duda en poner en funcionamiento la tramoya del rodaje en estudio más canónico para mejor registrar la mayoría de escenas clave, porque la complejidad de "Il grido della terra" es - verosímilmente tras un episodio tan crudo como una guerra - posicional.
Su argumento es muy sencillo, diáfano, pero son las frases que dicen o no dicen, las cartas que quedan boca arriba en un descuido, las debilidades que aparecen de repente en los personajes, las que mueven el relato.

16 comentarios:

Rafa Morata dijo...

Habrá que prestar atención a este director del que nada he visto, Jesús. Muchas gracias por lanzar el cebo.

Saludos cordiales.

Jesús Cortés dijo...

Tiene el sambenito colgado de director de films bélicos, supongo que porque tuvieron cierto eco un par de coproducciones como una en la que figuraba Dmytryk en cabeza, "Anzio / Lo sbarco di Anzio", del 68, con Mitchum, Robert Ryan, Arthur Kennedy y Giancarlo Giannini y otra anterior con Charles Laughton y Van Heflin, "Under ten flags / Sotto dieci bandiere".
Vale la pena buscar sus primeros films de aventuras, sus comedias y por supuesto sus dramas.

Rodrigo Dueñas dijo...

Aparte de "Il lupo della Sila", aquí se han editado "La grande speranza", "Valdez, il Mezzosangue" y "Sotto dieci bandiere". ¿Alguna es recomendable?

Jesús Cortés dijo...

Sobre todo la primera, pero mejor ir a por "Il grido della terra", "Cuore", "Wanda la pecatricce" o "Libera uscita".
No he vuelto a ver desde hace mil años la que hizo con Sturges ("Valdez...") y lo mismo es mejor de como la recuerdo.

Rodrigo Dueñas dijo...

Ya tengo el ejemplar de "Ojos sin rostro" que encargué. Por fin ha llegado.

Jesús Cortés dijo...

Sí, en estos sitios lo tienen ya disponible:
- http://www.agapea.com/libros/Ojos-sin-rostro-Vol-I-Semblanza-de-trece-cineastas-europeos-9788493879280-i.htm
- http://www.alibri.es/ojos-sin-rostro-volumen-i-semblanza-de-trece-cineastas-europeos-619081
- https://www.lacentral.com/web/book/?id=9788493879280
- http://www.educandoo.com/9788493879280-ojos-sin-rostro-vol-i-semblanza-trece-cineastas-europeos
- http://www.ultimacomic.es/ojos-sin-rostro-vol-i-semblanza-de-trece-cineastas-europeos-isbn-9788493879280.htm
Y poco a poco llegará a otras librerías y webs, según vayan reimprimiendo.

Luis S. dijo...

Es bonito eso de la bandera europea... más aún en estos tiempos anti-europeos desde distintos frentes: el económico, el nacionalista, el populista.
También lo de la bandera mediterránea suena buena, y acaso sea a la larga más plausible.

Dicho lo cual. ¿Es un tópico o es cierto, en tu opinión, que el cine italiano de los últimos años ya no es el que fue en tantas y tantas décadas, digamos hasta los noventa?
Es decir, un aficionado al cine (sin ser tampoco un cinéfilo de pro) de los sesenta seguramente sabía decir de carrerilla el nombre de 8 o 10 directores italianos importantes. Hoy día no creo que sea igual, ¿no?
(y si por director italiano de prestigio se considera el autor de "Il divo", vamos listos...)

Jesús Cortés dijo...

"Il grido..." está sembrada en un terreno devastado, donde muchas fronteras se habían movido y aún podían hacerlo. Y un panorama con judíos errantes en busca de su tierra prometida, campos de refugiados italianos y luchas contra británicos evitan que el film pueda adscribirse a un territorio concreto, como varios igual de híbridos e imprecisos de Rossellini, Zampa, Soldati, etc.
Ni el cine italiano ni ninguno es lo que era, excpeción hecha de algunos asiáticos que han levantado el vuelo en los últimos años.
La mayoría de mejores directores italianos van desapareciendo (Questi hace muy poco), son muy viejos (Olmi, Piavoli, Ponzi, Bellocchio, Gianikian / Ricci Lucchi, etc.) o ya llevan un camino bien largo recorrido (Moretti), quedando cosas aisladas de Garrone, Golino y pocos más.

Miguel Marías dijo...

Sin duda, "Il grido de la terra" es la mejor - la más épica y la más triste, y de asombrosa actualidad - de las películas de Coletti, pero no encuentro desdeñable ni la más improbable - "Miss Italia" - ni las de espionaje/guerra naval, y muchas son muy interesantes y francamente notables, y encima modestas; en particular, para mi gusto, "Wanda, la peccatrice". Uno de los muchos italianos de la gran época que conviene rescatar del olvido o del desdén. Este no es de los que piden revisión, sino más bien tardía atención.

Rodrigo Dueñas dijo...

Es sorprendente la nueva imagen que encabeza el blog. Se trata de una ilustración ¿no?

Jesús Cortés dijo...

Es un fotograma de "The sorrows of Satan", una de las obras máximas de Griffith.

Rodrigo Dueñas dijo...

Un fotograma. Ni siquiera una foto-fija. Es asombroso.
Tras ver varias veces la imagen descarté que fuera una película y pensé que se trataba de una ilustración muy conseguida de un libro de misterio de los treinta.
Curiosísimo efecto (que fue lo que me llevó a engaño): la sombra maligna cubre al personaje... y, sin embargo, no hay rastro de oscuridad en el lado fuertemente iluminado del rostro.
Imagen difícil de asociar al Griffith de las obras monumentales y épicas, ni al Griffith de las obras íntimas y líricas. Pero, claro, hay más, muchos más Griffith.

Anónimo dijo...

Hola amigos.
¿Dónde puede bajarse este film?
Gracias!!!

Víctor

Jesús Cortés dijo...

Este es el enlace p2p:
ed2k://|file|Il%20grido%20della%20terra%20(Duilio%20Coletti,%201949)%20DVDRip-KG.mkv|1294238387|A211A589B9A529DF268C1EE88AD52A8F|/
Sólo hay subtítulos en italiano, que yo sepa:
ed2k://|file|Il%20grido%20della%20terra%20(1949).Ita.srt|51523|8529E0A90807D85470B7C0C943B153D8|h=DMVQOPMUWV2PEGDBAVXOYEJFPGCSB7WI|/

Anónimo dijo...

Gracias Jesús, aunque no uso mula, esperaré a que aparezca, pero muchas gracias por tu amabilidad.
Muy bonito tu blog.
Abs.
Víctor ("Don Chungón")

Jesús Cortés dijo...

En KG está ese mismo torrent, aunque no sé si tienes acceso. Puedes darme un correo y te lo mando por wetransfer si quieres (y entiendes un poco al menos de italiano).