viernes, 22 de julio de 2016

UNA BUENA PEDRADA EN LA FRENTE

Cada 6 de diciembre se ha venido repitiendo la misma ceremonia durante muchos años.
Los hogares finlandeses, conmemorando el aniversario de su independencia (1917), se sientan delante de la televisión a ver una vez más "Tuntematon sotilas", la monumental obra filmada por Edvin Laine en 1955 inspirado en el célebre libro de Väinö Linna y que arranca el mismo día - pero de 1941 - en el que Inglaterra les declaró la guerra.
Es otra mentalidad, fácilmente podríamos pensar, considerando la efeméride desde otras latitudes.
Un país - todo lo involuntario que se quiera - aliado entonces de Hitler y luchando contra Stalin, superando mil complejos paralizantes y reverdeciendo continuamente la orgullosa reconquista de su tierra quemada... reuniéndose en torno a una película bélica de tres horas, en sobrio y cuadrado blanco y negro, con mayestática partitura de Sibelius.
Quizá el rito esté en vías de extinción y lo cumplan ya sólo los mayores, quienes aún tengan padres o abuelos que vivieron todo aquello. Quizá los jóvenes lo olviden. Quizá volverá como un problema lo desaprendido.
Todo esto no tendría mayor importancia si el film de Laine fuese lo que por esas pistas parece: una pieza histórica que enaltece el patriotismo y un festejo por los viejos tiempos al que los años le empiezan a caer encima pesadamente.
Muy al contrario, "Tuntematon sotilas" es una dinámica, muy poco épica, obstinadamente divertida - sin gags, pero con diálogos repletos de frases hechas y dobles sentidos muy locales, que poco importa no haber escuchado antes o lo intraducibles que sean, porque acentúan el contraste - y desconcertantemente bien narrada - para ir de meandro fordiano en ráfaga walshiana - obra maestra sobre una manera de entender el mundo que sí que lleva demasiado tiempo ya camino del olvido, como lo lleva la buena parte del gran cine que nació de él.
Los protagonistas
 
Me pregunto cuántos cineastas se atreverían hoy a hacer un film tan indisciplinado como este, con semejante realismo pero sin un eslogan decente para justificar el heroísmo, sin "altura de miras" que valga ("Nos importa un bledo Europa" grita el simpático Rokka mientras apura un guiso caliente), lleno de bonhomía y pavor a la muerte, impulsado por la excéntrica confianza de saberse seguro de "vivir en otros" cuando no se esté y ninguna en que haya que sacrificarse por una orden o una bandera.
Como un diario de anécdotas salpicado de escaramuzas militares - y no al revés -, no hay mapas ni referencias al progreso de la batalla, no hay radio, no se ve apenas al enemigo, quizás porque cada metro que se holla ya fue antes propio.
Diez años después del armisticio, es bonito comprobar lo cerca que anda "Tuntematon sotilas" del cine de su "antagonista" camarada Boris Barnet, a punto de rodar la esquiva - y presumiblemente más esplendorosa aún de lo que es, cuando se pueda comprender cabalmente - "Poet". Sólo al maestro Barnet se le hubiese ocurrido la idea de resolver la recuperación de la granja por parte del simpar Lehto filmando un baile de la chica rusa que se la había quedado.
Y reconfortante resulta que uno de estos soldados desconocidos se convertirá en otro de los grandes cineastas fineses, Mikko Niskanen, futuro autor y protagonista de la impresionante serie de televisión "Kahdeksan surmanluotia" de 1971.

22 comentarios:

Miguel Marías dijo...

Muy bien recordar (o revelar) a Laine - y, de paso, al también excelente Niskanen - y muy acertada la compración con el siempre insólito e inspirado Boris Barnet. Peter von Bagh dedicó una película de 74 minutos a Edwin Laine en 2006 y una serie de TV (3 horas en total) a Mikko Niskanen en 2010.

Luis S. dijo...

Cuánto cine por descubrir. Porque más allá de Kaurismäki, Aki, y una o dos de Mika, el cine finlandés nos es ajeno a la mayoría.

Jesús Cortés dijo...

Hay también que mirar bien a los dos Teuvo, Tulio y Puro (de momento mejor el primero), a Nirky Tapiovaara y buscar algo o seguir insitiendo en Carl von Haartman o Valentin Vaala.
Quizá Hannu Leminen o Matti Kassila sean más de lo que parecen; más difícil pienso que lo puedan ser las que dirigieron - y no he visto - de Risto Jarva o Jörn Donner.
Y por supuesto, ver todo lo posible de Peter von Bagh y del emigrado "integral" - si no me equivoco, no dirigió nunca en su país - Mauritz Stiller.
Stiller, von Bagh, Niskanen, Laine y Kaurismäki parecen los cinco mejores, pero alguno de los citados o desconocidos es probable que los igualen o superen.

Anónimo dijo...

Muy interesante la entrada y el tema del cine finlandés (más allá de mi admirado Aki Kaurismäki).

No menciona Jesús a Rauni Mollberg. Las dos películas suyas que he visto me han parecido notables, especialmente "Canción para la tierra triste" (la otra es "Milka"), una obra de vocación documentalista y etnográfica en cierto sentido, pero al mismo tiempo repleta de acción y pasión enmarcadas en el ciclo vital. Curiosamente el propio Mollberg tiene otra versión de "Tuntematon sotilas" realizada a mediados de los ochenta, que no he podido ver. La de Laine me gustó mucho, y el comentario de Jesús le hace justicia. Efectivamente es una película que busca empatía sentimental con los personajes y no iluminarlos a base de burdo patriotismo, que nos habla antes de seres humanos que de héroes. Y luego, el tramo final me ha parecido extraordinario.

De Peter Von Bagh sólo he visto de momento "Viimeinen kesä", en un horrible pase de Il Cinema Ritrovato, con subtítulos en italiano que se mostraban casi siempre a destiempo, cuando lo hacían. Y sin embargo disfruté mucho, porque más allá del testimonio concreto de cada protagonista, estaba el poder evocador de la película, su capacidad para transmitirnos, más aun que las penalidades, las fugaces alegrías de unos tiempos convulsos y dramáticos (y por eso mismo alegrías más intensas e indelebles en la memoria). Muchas ganas de seguir explorando su obra.

De Teuvo Tulio mi única experiencia ha sido "Levoton veri", un melodrama un poco culebronero de personajes bastante crueles. Tenía interés, sin parecerme ninguna maravilla, pero igual Jesús o Miguel podríais orientarme hacia alguna otra que merezca la pena.


Genjuro

Jesús Cortés dijo...

No conozco nada de Mollberg, le seguiré la pista.
La mejor que yo he visto de Tulio es "Sellaisena kuin sïna minuit halusit" del 44, realmente muy buena. También me parecieron notables "Rakkauden risti" y "Intohimon vallassa". Las tiene muy locas y algunas como la última, "Sensuela", demenciales.
Se puede empezar con Peter von Bagh por cualqiera, por el final incluso sin problemas; ahí están las extraordinarias "Lastuja-Taiteilijasuvun Vuosisata" y "Sosialismi".

Miguel Marías dijo...

De Mollberg he visto justo el remake de "Tuntematon", muy inferior. Jarva y algún otro ya muy olvidado de los 60 me parecieron interesantes, pero no he logrado ver más allá de una o dos películas suyas. De Tulio he visto 14 (gracias a P.v.B., como casi todo lo que he visto de cine finlandés) y en general, aunque irregular y melodramático (como no tengo nada en contra...), suelo encontrarlo muy interesante, a veces magnífico(aunque no "Sensuela", ciertamente). De Donner he logrado ver poco, y más bien su producción sueca. Miki Kaurismäki, lo siento, me interesa infinitamente menos que su hermano. Hay varios más, pero no me atrevería a recomendar su "búsqueda y captura": muchas veces una película nos hace seguir durante añosla pista a un director, infructuosamente, mientras que otras veces una primera y pésima impresión nos desinteresa de alguien que luego resulta ser (o haber sido) muy interesante.

Anónimo dijo...

Gracias a ambos. Me apunto esas tres que menciona Jesús. Sí que había algo de esa locura que mencionáis en el film de Tulio que vi. Y luego, me pareció un director que se preocupaba y trabajaba a ojos vista en la expresividad de la forma visual, quizás con menos sutileza que otros colegas, pero el resultado tenía bastante fuerza.


Genjuro

Anónimo dijo...

Apuntada queda, sin duda.

Jesus, si no te importa, me gustaria preguntarte por 2 japoneses de los que no te leido nada,
Seijun Suzuki y Kinji Fukasaku ¿algo interesante? y si hay algo bueno en el exploitation japones, he visto films de Wakamatsu, Ishii o Noribumi Suzuki y no me han gustado nada.

Saludos


JP

Jesús Cortés dijo...

"Shunpoden" y "Koroshi no rakuin" son los mejores Suzuki que he visto, ambos de los 60. Es bueno uno mucho más reciente, "Pistol Opera", de 2001. Hay más interesantes.
Fukasaku tiene sus seguidores - es habitual ver sus films encaramados a puestos delirantes en listas de mejores elaboradas por la gente de Kinema Junpo - pero yo de momento, y me viene flaqueando desde hace mucho la fe para seguir intentándolo, no he encontrado esas grandes películas que aseguran hizo. Las que suelen señalar no me lo parecen desde luego.
Wakamatsu es irregular, en su época más candente combina films atractivos y oscuros con otros entregados a coyunturas y efectismos, pero misteriosamente y casi de repente, al final de su carrera hizo algunas de las películas japonesas que prefiero de los últimos años.
El más coherente, tremebundo, negro y extremo dentro del "exploitation" japonés me parece Tanaka Noboru, que hizo películas excelentes en los 70.

Anónimo dijo...

Cuales son esas ultimas de Wakamatsu? A mi me cuesta mucho encontrar grandes films japoneses en los ultimos años, una pena.


JP

Jesús Cortés dijo...

Sobre todo "Kanzen-naru shiiku: Akai satsui", "Jitsuroku Rengo Sekigun: Asama sanso e no michi" y "Kyatapirâ". Un poco más atrás, "17-sai no fûkei - Shônen wa nani o mita no ka".

Rodrigo Dueñas dijo...

Leyendo un volumen donde se recogen las cartas que el pintor y escritor Ramón Gaya dirigió a sus amigos, encuentro una mención entusiasta a una película japonesa que vio en México en diciembre del 55. Es una película en blanco y negro "con una fotografía bastante defectuosa (lo que el Figueroa llamaría mala) pero de una intensidad dramática increíble, y con unos actores de temblar; yo la prefiero a "Rashomon" con mucho, pero claro, tuvo poco éxito y sólo pude ir dos veces. Se llama "La bella y los ladrones". Es una banda de ladrones dirigida por una mujer, que, con sus puterias, enemista a dos hermanos hasta que éstos, hermanados nuevamente, deciden matarla juntos".
¿Sabe alguien de qué película se trata?

Lobo López dijo...

Creo que es esta:

Bijo to touzoku [Beauty and the Thieves] (Kimura Keigo, 1952)

http://www.imdb.com/title/tt0306550/

Rodrigo Dueñas dijo...

Muchas gracias, Lobo.
¿Conoce alguien las obras de Kimura?

Anónimo dijo...

Me gustaría preguntarte a ti y a Miguel por algunos directores olvidados de los años 30 pre-code, si habéis visto algo recomendable de ellos: George Archainbaud, John Francis Dillon, Robert Milton, Thornton Freeland, Marion Gering, Charles Brabin, George Abbott, Harry Beaumont y Jack Conway.

Y por otra parte, ¿cuáles son vuestras favoritas de Mary Pickford?

Jesús Cortés dijo...

De casi todos (nada de Milton) he visto cosas, sin que nada me pareciese lo suficientemente bueno para hacerme pensar que las podría haber mejores, pero es posible.
No me gusta mucho Mary Pickford más allá de algunas con Marshall Neilan, un Borzage al final de su carrera o un famoso (no es para tanto) film de William Beaudine. Si sólo se ven sus películas, es difícil entender cómo pudo ser tan influyente y poderosa.

Anónimo dijo...

Jesús, ¿ya has visto "Primavera en Otoño"? Y si anda por ahí Miguel, también nos gustaría conocer sus impresiones, si es la misma película que recordaba o ha cambiado al verla subtitulada décadas después.

Ángel

Jesús Cortés dijo...

Yo aún no.

Rodrigo Dueñas dijo...

Resulta increíble que en el 55 se hiciera una película bélica de tres horas en la que se suceden escenas en su mayoría triviales (o así, por su cercanía, lo aparentan) y en donde la acción, cuando irrumpe, poco tiene de heroica.
Memorables son los primeros planos que van puntualmente despidiendo a los personajes mientras éstos pronuncian una frase lúcida, ingenua, absurda, valiente, incomprensible, desoladora o voluntariosa, adjetivos todos que se acomodan para definir a la película.
A Fuller le hubiera encantado.

Miguel Marías dijo...

A un anónimo que no es Ángel, de esos directores pre-(y post-) Codecreo que todos han hecho alguna interesante, ninguna (que yo haya visto y me lo parezca) maravillosa. Pero como no he visto todo... Dillon es interesante, Conway más bien rutinario pero a veces inspirado, Freeland a veces sorprende; lo mejor de Abbott es muy posterior y co-dirigido por Donen.
Muy fan de Mary Pickford, aunque fuera "la novia de América" no soy. Pero con Borzage, Griffith...
y al anónimo que sí es Ángel, el film de Bai Chen es el que ví en Pekín en 1987 y sigo encontrándolo mi film chono preferido, con el otro de Bai Chen.

Anónimo dijo...

Jesus que opinas y cuales son tus favoritas de Kaneto Shindo?

Saludos

Jesús Cortés dijo...

Ninguna vista me pasa de interesante y abundan las que no me gustan nada. Me faltan, eso sí.