domingo, 20 de noviembre de 2016

DE BLANCO

No fue muy difícil en su día empaquetar "Legend of the Lost" como uno de los exóticos fracasos de John Wayne, empeñado en sacar adelante su compañía Batjac desde 1952 - con la infausta "Big Jim McLain" de Edward Ludwig - y que por cierto aún en 2016 sigue adelante.
La mala fama de casi cualquier cosa que hiciese Wayne como actor fuera de los dominios de Ford y Hawks y - aún más notoria - de él en general fuera de los platós (una reputación entre dientes comparada con la que se granjearía en los años 60), ha arrastrado con especial injusticia a este proyecto en que embarcó a Henry Hathaway justo en el momento más dulce de la carrera de ambos, cuando venían de rodar nada menos que "The searchers", "The wings of eagles" y estrenar "Jet pilot" el primero y de filmar "Garden of evil", "The bottom of the bottle" o "23 paces to Baker Street" el segundo.
Las circunstancias eran arriesgadas. Trasponer a Duke, tan icónico como el mismo paisaje americano, al lejano Sahara, emparejándolo con una Sophia Loren lanzada quizá prematuramente, "sin terminarse los espaguetis", desde Risi, de Sica y Blasetti al circo hollywoodiense, ¡para hablar en inglés con Rossano Brazzi!, fotografiada casi experimentalmente por Jack Cardiff en el fugaz sistema Technirama... pronosticar que sucedería de nuevo lo mismo que en "The conqueror" era cosa hecha y hermanarla con la sucesiva "The barbarian and the geisha", el siguiente paso. 
Mucho ha debido pesar aquel presagio y su estela posterior, porque sesenta años después, "Legend of the Lost" me temo que sigue sin ser considerada una de las obras maestras de Hathaway, ni por descontado una de las más hondas aventuras del cine, ni siquiera - entresacando un mérito aislado, tan recurrente otras veces que no procede - el guión de Ben Hecht, uno de los más prodigiosos de su época.
Tan poco se la tiene en cuenta, que ni las durísimas imágenes recientes llegadas desde su más sorprendente localización, la ciudad siria de Palmira, dudo que la hayan traído a la memoria de nadie.
Sorprendente destino el suyo porque no hay probablemente mejor película de Hathaway, otra más inagotable (ni siquiera la que alcanza una altura similar: "From hell to Texas"), no encuentro otra más absorbente (aunque nos remontemos a los días de "Spawn of the north" o "Souls at sea"), ninguna que haga un mejor uso del difícil - difícil no hacer un empleo anodino, funcional y perezosamente lógico, quiero decir - plano-contraplano (superando a las más precisas que hizo: "Rawhide", "Diplomatic courier", "Shoot out") ni otra más lírica (habiendo filmado "Home in Indiana", "Wing and a prayer", o "Ten gentlemen from West Point") o compleja (pese a esfuerzos tan obvios por dotar de intensidad y profundidad psicológica a sus historias como el de "Down to the sea in ships"). Llamativo resulta también que habiendo rodado todas ellas y otras cuantas más valiosas o muy interesantes, se recuerde siempre - para expulsarle de panteones varios - lo que no fue o adonde no llegó y se haya hecho ley la costumbre de pensar en Hathaway como cineasta poco implicado, sin mirada ni oído, más aficionado de la cuenta a un recurso pasado de moda como las transparencias y sin afinidades éticas, espirituales ni políticas que permitan hilar un relato entre sus películas. 
 
 
 
 
 
A los días de sus primeras películas, basadas en historias de Zane Grey, a "L'Atlantide" de Feyder o al viejo sueño de Fritz Lang sobre la historia de amor triangular acariciada por el Maharajá de la imaginaria Esnapur - antes materializado por Richard Eichberg y Veit Harlan - y a los westerns más esenciales y misteriosos - "Yellow sky", "Colorado territory" y "Along the great divide", "The naked spur" o "The tall T" -, remite "Legend of the Lost" sin énfasis de ninguna clase, hasta divertida y relajadamente.
Si lo fundamental del cine que quiere llevar en volandas al espectador a otro tiempo, a su infancia por ejemplo, es sobre todo restituir el sentimiento perdido de volver a querer ser mayor - imaginando que el mundo pudiese pertenecer a los de su edad y se pudiera ir solo a donde se quiera, volar, doblegar cualquier dificultad...¿quién quiere ser pequeño, no ser fuerte, tener prohibiciones? -, el cine que más genuinamente lo trata de trasladar a otro espacio, el de aventuras, suele caer en la trampa de la acumulación, de forzar el movimiento para que pasen demasiadas cosas, a menudo resueltas en cadena, sin lugar no ya para colmar o defraudar unas expectativas, sino tan siquiera para que surjan, saboteando justamente el mayor de los placeres que puede contagiar: mirar a un espacio físico y pensar mientras acompañamos a unos personajes, conocerlos y anticipar soluciones a sus problemas o merecimientos a sus fechorías.
De muy atrás viene la peripecia de "Legend of the Lost" y muy adentro permite adentrarse en sus pensamientos, como corresponde a un epílogo para tres vidas desperdiciadas; unas vidas que cuentan todavía con la posibilidad de reemprender la marcha de otra manera absolutamente diversa. Más que un western crepuscular en África, una ilustración de cómo una mirada sobre un territorio es capaz de conquistar otro y, especialmente, una de las grandes representaciones del "buen salvaje" que Wayne encarnó como nadie, antes y después, apegado a la tierra y capaz de pensar de los hombres como de ella: tomar lo bueno y no ser tan presuntuoso como para juzgarlos, como no lo haría con el viento o la lluvia.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaría saber si es verdad que Miguel Marías considera la tercera parte de El padrino la mejor de la saga (en mi opinión está a años luz de las dos primeras).

Gracias

Anónimo dijo...

Jesús, ¿has visto cine oceánico fuera de Australia y Nueva Zelanda? ¿Hay algo que merezca la pena?

Gracias otra vez

Jesús Cortés dijo...

No, no conozco nada, lo siento.

Anónimo dijo...

Gracias. Referencias no hay casi ninguna, así es un poco aventurado explorar el cine de Fiyi o Papúa Nueva Guinea.

Jesús Cortés dijo...

Tampoco el australiano, que debiera tener buena difusión, es muy accesible. Del que me parece el mejor cineasta de allí pese a lo exiguo del material visto, Ian Dunlop, es muy complicado encontrar cosas, por ejemplo.

Anónimo dijo...

Nunca he oído hablar de ese tal Dunlop. ¿Qué obras recomendarías? Gracias.

Aitor dijo...

Me estoy llevando muchas sorpresas últimamente con Hathaway. Llevo 2 meses viéndolo cronológicamente (una o dos por semana) y no creía que fuera tan bueno, siempre había leído que era uno más de Hollywood, pues vaya si este es uno más.

"The tree of the Lonesome Pine" es fabulosa y para mí una anticipación de Liberty Valance. "The Lives of a Bengal Lancer", "The Real Glory" y "Spawn of the North" de lo mejor de los 30 de aventuras. "The Shepherd of the Hills" es fantástica también, diría que mi favorita ahora mismo, llena de misterio en cada plano. Y de las últimas que he visto me parecen muy buenas también "Johnny Apollo", "Home in Indiana", "Wings and a Prayer" y la sorpresa que me llevé anoche con "Nob Hill", posiblemente una de las mejores películas en color de la época. Y seguiré por supuesto, no me quiero perder nada.

Gracias por el magnífico texto y a esperar con impaciencia a que me llegue el momento de verla.

Jesús Cortés dijo...

Es "uno más" porque pertenece a la mejor época del cine americano. Yo prefiero lo que hizo en los 40 y 50 - pese a que cuando más eco tuvo quizá fuese en los años 30 - con lo que cronológicamente no fue mi mejor vía para apreciarlo.

Jesús Cortés dijo...

Ya me gustaría mencionar unos cuantos Dunlop, pero lo único que puedo decir es que cualquier documental o pieza, por pequeña que sea - es un "etnógrafo", generalizando mucho - puede servirte. Hasta en YouTube hay cosas.

Mario Salazar dijo...

Henry Hathaway es, dicen, de segunda categoría frente a titanes como Hawks y Ford que tenían mil y una películas de lo más gloriosas, pero de su extensa filmografía hay dos que son las más populares y reconocidas, Niágara y True Grit, después -más allá de especializarce en los clásicos y ahondar hasta en lo mínimo- sus 50 y pico de películas -aunque suene extremo- son como un especie de descubrimiento, esa es la realidad general. Que es interesante aun así, desde luego, porque además contenía actores como gregory peck, steve mcqueen, robert mitchum o john wayne en sus western, y tiene varios noir como para revisar, de aventura también quizá. Bueno, hay mucho cine que ver, ponerse al día con toda la filmografía de Hathaway me parece un crimen, pero uno hace lo que quiere. De todas formas era un buen cineasta, y a pesar de no haber cimentando películas populares y celebradas en grande, no dejan de ser fuente de curiosidad. Sería más bien interesante optar por una selección de su obra, y cuando tenga tiempo intentaré hacer una en algún momento. Saludos cordiales.

Jesús Cortés dijo...

Ni "Niagara" ni "True grit" me parecen de las mejores suyas, siendo buenas y hasta modélica la segunda si miras al pésimo remake que hicieron los hermanos Coen.
Tratar de ver todo lo posible de una filmografía, salvo que uno se tropiece repetidamente con necedades o banalidades - es un suplicio hacerlo con la de Jean-Jacques Annaud - responde simplemente al deseo de querer ser lo más justo con un cineasta. Con Hathaway hay alicientes de sobra: un puñado de grandes films y un buen grupo de obras muy interesantes; no hay necesidad de compararlo con otros.

Aitor dijo...

A mí parece mayor crimen perderse maravillas de un cineasta por ver solo la selección que han hecho otros de ese autor. Y encima, como recalca Jesús, erróneamente. Tampoco me parece True Grit ni de las 10 mejores suyas y eso que me quedan muchas aún por ver.

Anónimo dijo...

Jesús, ¿qué opinas de la parte de Hathaway en How the west was won? Me volví a fijar en la parte de Ford gracias a ti y, sin duda, es extraordinaria.
Saludos

Fernando

Jesús Cortés dijo...

Nada de "How the west was won" me parece destacable excepto el sublime episodio de Ford, que es uno de los cinco mejores cortos que haya visto.
La razón de ser de ese film era el formato panorámico inmenso dividido en tres, un espectáculo para recuperar gente que se había empezado a quedar en casa a ver la tv, con lo que ese "The civil war" es un cuerpo extraño ahí en medio.

Mario Salazar dijo...

Cierto, las comparaciones las tomas y las olvidas finalmente, porque cada uno puede tener lo suyo desde distintos niveles o uno decide por sus propias preferencias, y claro está cohabitan muchos directores en uno. Lo de ver toda la filmografía de Hathaway lo decía por mí, claro, me parece demasiado verlo todo, pero esto es solo mi opción. Igualmente me interesa ahondar en este director, el post ha estado interesante, estoy viendo películas suyas, pero hago mi previa investigación, veo con cuales me pienso animar. A eso me refería con una lista y selección, una personal, pero revisando intereses, temas, actores, historias, géneros, etc, y luego a ver por donde he escogido y que sale al final. No a hacer caso especifico a una única lista, eso nunca, sino siempre un mix.

Lo de Jean-Jacques Annaud, bueno no es un director del que yo me animaría a completar su filmografía, aunque me parece estupenda su película Enemigo a las puertas (2001), la cual le tengo especial entusiasmo. El amante (1992) no está mal, también está decente, gracias a la sensualidad y liberalidad de Duras, aunque apelando en parte a lo trasgresor de la edad. Después El nombre de la rosa (1986) y La victoire en chantant (1976), y paramos.

(Spoiler) He visto la película de este post y me parece en parte atractiva, pero le recriminaría algunas cosas, creo que tiene un timing algo lento para empezar, y el cambio de personalidad del actor italiano me pareció algo muy convencional (en sentido de hacer brillar finalmente a Wayne y que se quede con la chica). Es algo abrupto y también medio ilógico el personaje de Sophia Loren que pasa de puta aprovechada a santa redimida con un pequeño sermón (es una mujer cuajada y brutal, recordemos, pero el cine clásico tiene estas cosas), y no acepta el amor de su especie de (guapo y rico) mentor, que se describe bruto y aprovechado más tarde. Este giro entre otros, los cambios de personalidad, que están en los tres, ciertamente brindan muchas aventuras (de esto se sostiene el filme), pero creo que también queda muy poco consistente. Pero, bueno, si uno se divierte misión cumplida, pero queda la critica. Wayne esta muy bien, western o no es el mismo. Y Loren está maravillosa, su belleza natural deslumbra (mojada más todavía), y le pone harto entusiasmo a su papel, yo creo que se le nota con muchas ganas de impresionar, cuando toma el agua, cuando desfallece, etc. Hombre, ya me mandé con tremenda escritura ja! Saludos cordiales.

Anónimo dijo...


Muchas gracias por tu comentario sobre "Legend of the Lost", Jesús, y muchas gracias también a Aitor por recomendar esa serie de películas. Yo también me he encontrado con sorpresas agradabilísimas e inesperadas en la filmografía de Hathaway, entre ellas: The Dark Corner (1946) o Garden of Evil (1954). ¿Qué os parecen?

Alex

Anónimo dijo...

Parece que se va Boyero. ¿Qué opinas de Boyero, Jesús? Por curiosidad.

Jesús Cortés dijo...

"Garden of evil" me parece una de sus grandes películas. Fue la primera suya que ví y me hizo buscar todos sus westerns y aventuras.
De "The dark corner" siempre se dijo que era un remedo de "Laura", pero a mí me parece buena, a pesar que tal vez le falte misterio y sea un poco superficial.

Jesús Cortés dijo...

¿Boyero se va de El País o se jubila?
No hay mucho que decir, la verdad, ya se define él solo. ¿Qué puedes decir de alguien que insulta alevosamente a quien no le gusta y se jacta de no acercarse a según qué autores y hasta cinematografías enteras, probablemente porque no les perdone que los que le pagan le hagan ir a festivales a ver sus películas a horas en que hay partido de fútbol?

Anónimo dijo...

¿Pero cómo alguien tan displicente ha podido llegar a ser el crítico más famoso del país? Da que pensar...

Jesús Cortés dijo...

Pues supongo que porque los grandes medios se dirigen a un público amplio, que sólo ve cine de estreno o algún "clásico" si se tercia y los textos de este tipo se han ido pareciendo cada vez más a la deriva sin fin de "la sociedad del espectáculo" como decía Debord.
Lo lógico sería que en los periódicos escribiera gente con los que coincidirás más o menos, pero que son críticos de cine, como Santi Gallego, Pablo García Canga o, no yéndonos muy lejos, Jose Oliveira, pero aquello de la capacidad y el mérito se ha quedado anticuado y hoy hace falta tener contactos, las tragaderas anchas y el criterio "flexible". Dos viernes seguidos o un festival en el que no haya nada que recomendar y estás en la calle.

Rodrigo Dueñas dijo...

Aún más que las películas que citas, Jesús, la que me viene a la mente mientras veo ésta es “3 godfathers”, no tanto por los elementos más evidentes (el desierto, el brillante colorido, la religiosidad, una Biblia, tres aventureros, Wayne) como por su espíritu ingenuo, sincero, afable, voluntarioso, idealista y tenaz, por ser un cuento moral, por su fe en la renovación y en la redención.
Excelente artículo. Y van...

Jesús Cortés dijo...

Sí, no quise "cargar las tintas" con referencias a Ford, pero esa es evidente, como también la que tiene con "The searchers". Es probable que aquel gesto de Ethan levantando a Natalie Wood otorgue un sentido más pleno a su cambio de parecer respecto al personaje de Loren, que no me resulta tan brusco como pensaba Mario Salazar en uno de los comentarios precisamente por esa capacidad de las imágenes para trasponerse de un film a otro depositadas - sobre todo - en los actores o en la música. Aquel ex-mercenario de Ford en cierto sentido se prolonga en este otro y hasta rejuvenece y encuentra una oportunidad, lo cual es, recónditamente, reconfortante para los que lo amamos.

Anónimo dijo...

Boyero es el peor con diferencia, pero no el único. Los hay que despachan las películas sin haberlas visto. Me refiero a críticos que escriben en prensa generalista (El País, El Mundo, ABC...) Quizá porque ven demasiado. Quizá porque a veces les ciega la ideología (conservadora). Quizá porque otras dicen lo que les obligan a decir. A favor (efectivamente si dicen que un viernes no hay nada potable los echan) o en contra (por ejemplo si hay que cubrir a sus ambos banqueros).

Miguel Marías dijo...

Aclaro al inidentificable Anónimo que no sé de dónde puede haber sacado la idea de que me parece la tercera parte de "El Padrino" la mejor. Es la segunda la que me parece, a buena (aunque tampoco astronómica) distancia, la mejor. Las otras dos me parecen muy buenas también. Tal vez sea un rumor basado en una confusión o un malentendido: defiendo la maltratada tercera parte, que no encuentro menos buena que la primera, y la interpretación de Sofia Coppola, que encuentro mejor actriz, al menos ahí (pese a que fuese insultada casi unánimemebte), que directora; para mí gusto, lo peor de los "Padrinos" es la interpretación pasadísima y pesadísima de Marlon Brando, que contrasta con la muy notable o excelente de todos los demás.

Anónimo dijo...

Gracias por la respuesta, Miguel Marías. Por cierto, si me permite la confianza, sería una buena noticia que hubiera más críticos como usted. He descubierto mucho cine leyéndole. En cuanto a la interpretación de Brando, a mí me parece excelente.

Un saludo

Anónimo dijo...

Jesús, a ver si te puedo poner en un compromiso (amistoso). ¿Qué película elegirías de cada década de la historia del cine?
Saludos y gracias de antemano.

Fernando

Jesús Cortés dijo...

No, más que compromiso es un poco entender que hay tantas que es imposible. Diré una de las que más me han emocionado y ya está. De más antiguas a más modernas: "A corner in wheat", "Vendémiaire", "The Iron Mask", "Detstvo Górkogo", "Under Capricorn", "An affair to remember", 7 women", "Ashani sanket", "Wohin und zurück", "Histoire(s) du cinéma", "Juventude em marcha" y "La fille de nulle part".

Anónimo dijo...

Sí, sí, era saber cuáles escogerías sin necesidad de justificación. ¡Muchas gracias!
A esperar tu próxima entrega. Ánimos con el blog

Fernando

Anónimo dijo...

Jesús, esta es más comprometida. ¿Tienes un amor platónico en la historia del cien? Me refiero a una actriz...

Jesús Cortés dijo...

Hombre, platónicas no, imposibles, más que nada porque la gran mayoría están muertas.
Tengo debilidad por actrices del cine mudo o primeros 30, para más inri, tipo Pola Negri o Annabella. Me gusta mucho siempre ver a Anna Neagle, la compañera de Herbert Wilcox. Y me encantan (físicamente y como actrices) muchas otras de todas las épocas: Maureen O'Sullivan, Paulette Goddard, Irene Dunne, Takamine Mieko, Shabana Azmi, Laura Morante, Jasmine Trinca, hace poco me gustó mucho una que no conocía, Melánie Bernier...

Mario Salazar dijo...

Por seguir conversando un poco. Esa pregunta de los amores platónicos es como llevar aun niño pequeño a Disneyworld, el cine tiene mil y un bellas mujeres que ofrecer, y talentosas. Seductoras desde su estilo y expresividad, mujeres que están al tanto de su plena sexualidad, ya que el cine lo requiere, fuera de que hoy a todo ("lo bueno") le llamen sexista. Si hiciera una lista rompo internet ja!, por participar, de antiguas o clásicas mencionaría a Clara Bow, Louise Brooks, Jeanne Moreau, Ava Gardner, Anna Karina, uf etc, estas no son típicas bellezas, rubias, esculturales, plenamente estilizadas, pero son sexys, vanguardistas, pura cienfilia además. Aunque suene "banal" ver imágenes (deliciosas), aquí en el pinterest cinefilo que tengo se pueden ver a mi gusto sensualidad en cantidad, variedad, aunque más contemporaneidad. https://es.pinterest.com/nenufareseferv/actrices/

Lo que dice Miguel Marías se oye a esa subjetividad que tenemos todos en mayor o menor consonancia, puede sonar tantas veces a boutade, a capricho, irreverencia o simple cinefilia pura y dura, no sé, todo juega, en nuestra perspectiva del cine. Yo tengo puntos contrarios, creo que en esta si estoy en el estándar general, pero lo de Brando algo coincido, se denota un algo falso, algo caricaturesco, aunque Brando es un actorazo. Su premiación por El Padrino es como esos premios que da el Oscar un año después u honoríficos para subsanar errores garrafales, además de que en él era como un hijo prodigo. Un documental genial para entenderlo es escucharlo a él mismo en Listen to Me Marlon (2015).
De paso dejo lo que escribí de la trilogía de El PADRINO. http://nenufaresefervescentes.blogspot.pe/2014/07/el-padrino-trilogia.html

Por último, sorry! si meto mucho mi cuchara, sólo hago un poco de diálogo. Volviendo algo a Hathaway, decir que Del infierno a Texas (1958) es una muy buena película, sin actores famosos, o no poco hoy en día, pero con muchos giros y acciones impensadas frente a esas fórmulas que abundan en el cine americano. Tiene muchas sorpresas (el final salvando a un hombre es magistral!, de pocos, pero genial), con un marcado toque idealista pero van sucediendo cosas corruptas o desalentadoras producto de la violencia, brutees e insensatez del ambiente. Aunque Tod Lohman es un tipo poco reconocible en la realidad, más que un superhéroe es un hombre de otro tiempo, ahi Hathaway se pone en línea y hace un filme enteramente propio de su tiempo, mezcla de fortaleza en todo sentido y sencillez. Parece que no era muy religioso, pero tenía otra forma de expresarlo más pegada a la mundanidad.

Espero les agrade la conversación, sino estoy en problemas. Saludos cordiales!



Anónimo dijo...

¿Es cierto lo que dice Javier de su hermano, que se ha visto unas 100 veces El cardenal?