viernes, 18 de agosto de 2017

OTRA CANCIÓN SOBRE LA LLUVIA

Será porque se sale fuera de los años en que Vittorio de Sica tuvo "un nombre" dentro del cinematógrafo - casi diez habían pasado desde la explosión del neorrealismo, casi cinco desde su último éxito, "Umberto D." - y será porque varias de las que prefiero suyas están "fuera de sitio"; será porque ese nombre suyo ha significado muy poco desde entonces y prácticamente nada ya. Será por la hermosa partitura de Cicognini, por lo bonitos que son los fundidos a negro y cómo está iluminada la noche, por cómo de suavemente se acerca y se aleja la cámara de esta joven pareja siempre apremiada por la pobreza. Lo cierto es que desde la primera vez, me fue muy fácil tomarle gran aprecio a "Il tetto", una de las grandes comedias tristes. 
La injusticia con de Sica es tanta que resulta hasta extraña.
Uno de los grandes actores del cine italiano - un comediante en algún lugar entre Chaplin y Fonda; un paso atrás y casi aún mejor actor dramático: no solo "Madame de..." y "Il generale della Rovere",  también "Roma, città libera", "La donna che venne del mare"... qué pena no se hubiera guardado alguna de esas interpretaciones para su propias películas -, saludado como uno de los nuevos maestros europeos cuando estrena "Sciusciá" y "Ladri di biciclette", para cuando llega la - aún mejor - "L'oro di Napoli", parece que todo el efecto de "Viaggio in Italia" que decía Rivette debía caer "ejemplarmente" a plomo sobre las cabezas de los cineastas, hubiese alcanzado a la suya y a la de nadie más: un día se durmió como Rip van Winkle y despertó viejo para siempre.
La vigencia "negativa" de estos compartimentos, con lo (poco) que ha llovido luego, desde los ditirambos de cuando importaba separar lo que hacía avanzar el cine de lo que no - qué tiempos aquellos en los que fue posible tal cosa y había evidencias de que algo quizá mejor aún de lo conocido, estaba llegando - es del todo desconcertante. Si en el 53 hubo ese atisbo que permitió imaginar que pudiera haber algo más adelante que iba a dejar pequeños a Gance, a Eisenstein o a Sternberg, hacia el año 60 the next big thing debía escalar un "pequeño" peldaño más, el que representan los mayores y flamantes Ford, Minnelli o Mizoguchi; a finales de esa década, cualquier gran revolución para alumbrar "nuestro cine", además tenía que franquear a Godard, Solntseva o Rouch. ¿Es necesario seguir?
A un devoto de la comedia y el melodrama como de Sica, que ya lo era en los tiempos en que estaba "autorizada" la fabulación ("Teresa Venerdi", "I bambini ci guardano"), alguien incluido indefectiblemente, como a quien empujan para subirse al tranvía, en la gran ola renovadora del cine de su país, como a tantos otros contemporáneos con muy diverso recorrido e intereses previos - una bandera absurda como todas, que incita a la simplificación más radical: el neorrealismo es Rossellini - no es de recibo aplicarle ningún celo taxidermista.
Dándole la vuelta a un célebre razonamiento de Edmund Wilson y sin tomar a la ligera toda la penuria y todo el paupérrimo suspense de la película, es mejor estar viendo "Il tetto" que haberla visto. Algo que fue creado con tan poco egoísmo, enteramente para ofrecerlo al público, para que lo entendiera y lo sintiera, merecería al menos la paciencia, la atención y la capacidad para entender que se presta a tantas obras áridas u opacas. Las mismas recompensas contiene, pocas, intrincadas, breves.
Quizá la nobleza y el pudor sean los que se han muerto, pero me preocupa más lo que ha quitado al film la miopía y la desmemoria.
Recordemos la escena en que Luisa y Natale van en autobús después de que el padre de ella se ha negado a recibirlos casados. Al fondo del plano el mar y los botes donde faena. Ellos se dirigen a un lugar donde él puede encontrar trabajo y cuando le dice que duerma, ella prefiere hablar para hacer más corto el camino. No puede dejar de pensar en por qué no aceptan al muchacho. De Sica hace entonces una panorámica sobre la conversación, barriendo el foco a la izquierda para dejar a los protagonistas con sus pensamientos. Sin mover el ángulo, cambia el paisaje y aparecen edificios en construcción, con lo que vuelve a ellos. Esta elipsis sencilla, que dura lo que las tribulaciones de unos recién casados, pudorosa y absolutamente innecesaria para narrar un viaje sin ningún elemento de aventura, es digna y, sobre todo, es propia de un cineasta que de Sica no podía conocer entonces, el Naruse Mikio de "Meshi" o "Ani imôto". Una escena así no se rueda para demostrar pericia, ni soluciona un problema, como tampoco aquella en que, una noche, sin poder dormir en la habitación atestada de familiares en que provisionalmente se alojan, sin decir una palabra, a instancias de él y sin que ella demuestre ilusión o siquiera ganas, recorren la casa y salen fuera. Cuando parece que por fin van a poder iniciar una conversación con la intimidad que no tienen en el lecho conyugal, sólo les sale abrazarse. Importan las ideas, se borraron las frases, como decía Mérimée.    
Comedia triste decía y me refería a que las escenas que aisladamente o según cómo se hubiesen dispuesto en el film, pudieron resultar divertidas merced a la estructura abierta a descansos y contrastes que tiene, sirven bien para dar continuidad o bien para acentuar al drama.
Así, de vuelta de mirar una habitación donde quedarse, que no les convence a pesar de que las paredes agrietadas por los proyectiles "no se han vuelto a mover", se cruzan con dos militares que venían siguiendo a dos chicas. Pasan nuestros protagonsitas de largo y todavía vemos cómo las muchachas andan un trecho y se dan la vuelta para tratar de quitarse de encima a los moscones, que no desfallecen. Es un plano general sin énfasis, seco, atrevido o inapropiado para rematar una escena dramática e irresuelta, pero que sin embargo tiene una función espacial porque sirve para redirigir la mirada a la esquina del fondo hacia la que caminan Luisa y Natale, donde, en una televisión encendida del escaparate, un científico afirma que al año siguiente llegará el hombre a la Luna. "Antes habría que llegar a otra parte", afirma el frustrado Natale pensando en "sus" cuatro paredes. Para que ese comentario no resulte un gag, de Sica filma - en tres posiciones: de espaldas, de frente y de lado, para que no queden dudas - a cuantos se asoman a la pequeña pantalla para que no parezcan desocupados ni mendigos, llamativamente bien vestidos e interesados por asuntos que no llaman la atención a quienes tienen cosas más urgentes y graves que atender, como Natale.
Esa construcción de personajes mediante reflejos, brilla especialmente con el niño perdido de la guerra que aparece en la madrugada para ganarse unas monedas.
Estamos en la cuneta mas allá del arrabal en que construirán su casa. El crío no está arrasado, como aquel inolvidable niño que levantaba a hombros Lee Marvin en la más conmovedora escena de "The Big Red One", pero habla poco y desconfía mucho. No es una referencia al azar la del cine de Sam Fuller porque cuando su pequeño pero significativo papel parecía haber terminado, asoma al fondo del decorado cuando se retiran los protagonistas pidiendo integrarse en el entorno de la manera más simple: quedándose cerca.
Me parece todo su dibujo un edificante ejemplo de cómo tratar a un personaje con la distancia justa y sin rastro del sentimentalismo con que se fustiga a de Sica desde siempre, ya que ni una información sobre su pasado, ni una esperanza sobre su futuro nos ha sido dada, que son las bases sobre las que se edifican los "males" del melodrama.
Intranquilidad y desasosiego acerca de él, de Luisa, Natale, los albañiles que les ayudan y hasta el miserable soplón que les pone la zancadilla, todo el del mundo después de que cuanto conquista el film, su exigua victoria consiste en construir en una sola noche una covacha al pie de las vías del tren, pero ¿dónde están la cursilería, la sensiblería, la indulgencia, la manipulación emocional y el vano optimismo?

 
 

 

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, seguramente la más infravalorada película de su autor (para mi gusto junto con "Teresa Venerdi"). Heredera en el tono de la inolvidable "Miracolo a Milano", con la que compite en ternura, y mucho más fluida de lo que serán sus obras posteriores.

Ángel

José Andrés dijo...

En efecto, parece como si De Sica hubiera roto algo, o traicionado a alguien, o haberse apartado del recto camino que alguien trazó en su imaginación. Sentimental o no, neorrealista o no, yo exhibiría esta película en programa doble con otra hermana desheredada, la para mí modélica "Renzo e Luciana", de Monicelli. Seguramente habrá más ejemplos.

Jesús Cortés dijo...

Ah, hace años que no reviso "Boccaccio 70". Mi recuerdo, tras por fin encontrar una versión donde no hubiesen cortado el episodio de Monicelli, es que no era de lo mejor suyo, pero es una impresión lejana. Aprovecharé para remirar porque no es mala época esa, con "Risate di gioia" o "I compagni" por ahí cerca.

Rodrigo Dueñas dijo...

Gracias a tu texto, Jesús, acabo de verla. Es, junto a "L'oro di Napoli" y "Umberto D.", lo mejor de lo que conozco de De Sica.
Pudorosa y emocionante, sencilla y dura.
Has glosado la segunda noche que viven los recién casados. A mí me sorprende aún más la primera, la noche de bodas, que sucede sin señalarse de ninguna manera, como si no ocurriera nada importante. Hay que ser osado para hacer algo así, tan modesto.

Jesús Cortés dijo...

Aún mejor que las que citas me parece "I bambini ci guardano", que sólo por detrás de "La signora di tutti" de Ophuls, me parece la mejor película italiana hecha hasta entonces.

Rodrigo Dueñas dijo...

Un buen amigo me la ha pasado hace muy poco, así que la veré cuanto antes.
Leyendo sobre el De Sica de su última etapa, el que había perdido el favor de la crítica, me intriga "Il giudizio universale", ¿la conoces?

Jesús Cortés dijo...

Sí, pero a mí nunca me funcionó el tono que tiene. Es como una recopilación de su cine previo, faltando precisamente la contención, el respeto por los personajes y la inventiva visual que distingue lo bueno de lo, digamos, "zavattinizado".
Hace poco vi la siguiente, que no conocía, "I sequestrati di Altona" y tampoco me gustó. Le falta equlibrio, como comentaba Ángel le sucede a muchas a partir de un cierto momento, va de lo acertado y lo justo a lo histérico y lo amanerado.

Anónimo dijo...

Coincido tanto con la crítica de Jesus como con los comentarios posteriores. Seguramente reiteraré algunas de las cosas dichas y bien dichas. Lo que más me gusta de esta película ( y de gran parte del cine de De Sica) es la mirada.Una mirada respetuosa y comprensiva sobre la miseria y el sufrimiento humano.Filma la miseria con respeto y no filma " miserablemente" la miseria,como lo harían otros. También me impresionó la potente presencia cinematográfica de la protagonista femenina.
Esta película me recuerda a nuestra " Valparaíso,mi amor"(1969 ) de Aldo Francia ,que reconocía gran influencia del Neorealismo. Gran similitud en el tono y la mirada.
Ruy

Anónimo dijo...

Buenas, Jesús. Perdona por el off-topic, pero el año pasado, Miguel Marías en este comentario (https://postcefalu.blogspot.com.es/2016/02/naufragos.html?showComment=1458209201063#c1797066191366041839) decía: "No he visto TODO el cine español que sobrevive (es decir, que se preserva), pero de lo que conozco puedo decir que, para mí, hay unas 700 películas muy interesantes, de todas las épocas y metrajes, desde el mudo hasta hoy."

Me gustaría, si no es molestia, preguntarle a Miguel si nos podría pasar esa lista de películas españolas.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Jesús, tienes redes sociales?
si es así, sabes lo que va diciendo de tí Algarín de Lumière?

Jesús Cortés dijo...

No, no tengo facebook ni nada de eso. Bueno, una vez tuve twitter y me pronosticó Roberto Amaba que duraría dos días, como así fue.
"Lo que va diciendo de mí..." supongo que no será nada bueno por la frase hecha que usas. En todo caso, me llevaría ventaja, porque yo no tengo nada malo que decir de él. Es más, leía su revista mientras la pude encontrar en el sitio donde miraba y me parecía interesante y, por terceros, conozco la labor de difusión que realiza y me parece buena.

Mario Vitale dijo...

Tampoco yo entiendo ese reduccionismo hacia De Sica. Y encima su película más citada sigue siendo mal citada por culpa del incoherente singular con que alguien bautizó un día a "Ladri di biciclette". Su mejor cine es, como apuntas respecto a su labor actoral, heredero de la mirada, el sentimiento y la crítica de Chaplin. Tampoco veo blandenguería y sentimentalismo por ninguna parte en esta maravillosa "Il tetto", una película que empieza y acaba casi mizoguchianamente (y no cualquiera, una bien dura y genial: "Yoru no onnatachi" del 48) No es de extrañar que el inquieto y atormentado joven Kurosawa conectase al menos dos veces con De Sica en las estupendas "Subarashiki nichiyôbi" del 47, donde Yuzo y Masako también buscan su techo, y "Nora inu" del 49, donde es sencillo imaginar una pistola en vez de una bicicleta...
Estupenda la comparación narusiana en su uso de la elipsis. Y muy justa la reivindicación, hoy ya quimérica en el mundo de la representación, de esa cosa llamada pudor.

Jesús Cortés dijo...

También "Ikiru" - estrictamente cintemporánea de "Umberto D", con la que tiene interesantes coincidencias - y otras del principio de la carrera de Kurosawa no hubiesen sido iguales sin la inflluencia del neorrealismo italiano.
Es más, el cine japonés es el que pienso que mejor recoge y prolonga esa influencia, sin la cual hoy no tendríamos maravillas commo "Shuu", "Akasen chitai", "Entotsu no mieru basho" o "Jirō monogatari".
Hubiese estado bien ver cómo se hubiesen fundido esos nuevos vientos con el cine de otro de los más capacitados para integrarlo, Shimazu Yasujiro.

Igor dijo...

Una buena lista de cine español amplia sería estupendo, como pide alguien por aquí. A veces es difícil saber por donde tirar más allá de las habituales