miércoles, 9 de enero de 2013

ENCUESTA 2012

Como cada año, la revista australiana Senses of Cinema, publica los listados de películas favoritas vistas en el año recién finalizado.
Enlace aquí.

39 comentarios:

Carlos C. dijo...

Una lista muy sugerente, Jesús. Lo que más me llama la atención, es la inclusión de varias películas Louis King, del que no he visto aún nada. ¿Qué destacarías de él? ¿Se parece a su hermano?

Por cierto, una pena que no aparezca la lista de Miguel Marías :(

Saludos.

Jesús Cortés dijo...

Miguel envió su lista, no sé qué ha pasado.
Louis King se parece más bien poco a su hermano Henry por las vistas hasta ahora.
Como a todo buen virginiano le gustaban los caballos y sobre ellos giran bastantes de ellas - quizá obsesivamente -, más melodramáticas que cercanas a la comedia pese a su aspecto, armónicas, coloristas, sorprendentes de argumentos y situaciones, muy estimulantes.
Puede estar quizá más cercano a DeMille, Lewis R. Foster o Edward Ludwig.

Rodrigo Dueñas dijo...

Las pocas que he visto de Louis King (como "Smoky" o "Green Grass of Wyoming") me parecen, sobre todo, visualmente espléndidas. Son encantadoras, inocentes, francas. Las que vi parecían westerns destinados al público infantil (público al que, por supuesto, respeta).
En cambio, me molestó mucho descubrir mientras veía "Powder River" que era un mal remake de "My Darling Clementine" (la cual a su vez era, como me enteraría después, un remake de "Frontier Marshall", de Dwan). Lo que me disgustó es que King no aprovechase nada de lo que aportó Ford y fuese directamente al guión para, a partir de él y variándolo, hacer un western convencional más.

Jesús Cortés dijo...

También algunos Dwan como "Heidi", "Driftwood" o "I dream of Jennie" y hasta algún Boris Barnet como "Staríi naezdnik" tienen algo que ver con el cine de King.
Ese público infantil o juvenil de los 40 y 50 me parece que toleraba y disfrutaba rarezas, fantasías, audacias en definitiva, que el de ninguna otra época anterior o posterior ha siquiera imaginado, con lo que hay que tomar muy en serio cualquier film de esos años porque donde menos se sospecha (algún momento de "Smoky" lo atestigua) puede haber un momento de cine maravilloso y singular.

RN GF JC dijo...

Efectivamente, no aparece la lista de Miguel Marías en sensesofcinema. Si la publicara aquí o en algún otro lugar, con la ingente calidad de películas, recientes o antiguas, que recomienda, los aficionados al cine se lo agradeceríamos.

Víctor Escribano dijo...

Me alegro de ver Take Shelter entre las que escogiste para este año pasado. La asociación Nichols-Shannon te gusta y con razón (también Shotgun Stories está por ahí).

Shannon debe ser el mejor actor americano de su generación, o por ahí anda.

Jesús Cortés dijo...

Las veo a un nivel similar y Shannon está muy contenido en ambas, en realidad bastante similares pese al elemento sobrenatural o fantástico de "Take shelter".
Como "Shotgun stories" debiera haber una docena cada año en USA a poco que se aprovechara e interesara mínimamente una iconografía y una tradición (hasta musical o folklórica serviría, no hablo de cine estrictamente), sin que haya que sacar serial killers o platillos volantes.
No he podido ver aún "Mud", que promete.

Segobrigense dijo...

Ya han publicado la lista de Marías:

http://sensesofcinema.com/2013/65/2012-world-poll-part-two/#25a

saludos

Carlos C.

Roberto Amaba dijo...

Hola, qué tal,

Cosas interesantes que no he visto por esas listas, Jesús. Espera no te caiga alguna hostieja de alguien por poner la del béisbol de Eastwood jajaja, a mí no me pareció mala, pasé un buen rato. Con la que no he terminado de hacer buenas migas y le gusta a todo el mundo es Tabú. Debe ser cosa mía. Y llevo tiempo detrás de Museum hours y no hay manera.

Un saludo.

Jesús Cortés dijo...

El baseball me gusta poco y Justin Timberlake menos, pero "Trouble with the curve" me pareció bien resuelta, no tiene pretensiones y me gustó la interpretación de la chica, Amy Adams, que ahora por lo que sé hará de Janis Joplin en otra película.
El que salga Clint Eastwood también imagino que "modela" un poco el film y no por ser él director, sino porque está acostumbrado a dirigirse a sí mismo.
No eres el único a quien no gustó "Tabu", que supongo que al tener dos partes diferenciadas, permite escoger un poco.
A mí también hay bastantes que gustan a todos que no me parecieron para tanto o las encontré terriblemente mediocres.
Las películas de Jem Cohen no legan hasta meses o años después, pero compensa buscarlas; yo no recuerdo decepciones con las que he visto y no hace falta "background" de ninguna clase como algunos piensan ni haberse visto (y vale mucho la pena pasearse por su cine) Margaret Ga o Chick Strand para disfrutarlas.

Yoha Diez dijo...

Por cierto, Jesús, ya que veo tu interesantísima lista de films, no me resisto -y conociendo tu fino y ecléctico gusto musical, tanto por lo que dejas escapar aquí como, sobre todo, por tus jugosos comentarios en aquellos "Popus" de los 90- a preguntarte que señales algunos de tus álbumes preferidos recientes, sobre todo de este reciente 2012, donde la cosecha no ha sido mala del todo: Neil Young con dos excelentes trabajos, sobre todo el magistral Psychedelic Pill, quizá su mejor obra desde aquel lejano Mirror Ball; extraordinarios álbumes de The Cult, Van Halen; excelentes discos de soul de la mano de Lee Fields y Bettye Lavette; y también estupendos lps de bandas como Howlin' Rain, Graveyard, Blackberry Smoke; de bandas veteranas como UFO, Ian Hunter, The Outlaws; o artistas consagrados como Dylan, Tom Jones o John Hiatt, sobre todo el sorprendente y magistral del "tigre de Gales"; hard rock más que aceptable de L.A Guns...
Saludos
Alberto de Mieres

Jesús Cortés dijo...

De Neil Young, me ha gustado mucho más "Psychedelic pill" que "Americana" y sobre todo los temas "secundarios" como "She´s always dancing", "Twisted road" o el que lo titula (mejor la versión de la cara b). La gira parece que está siendo histórica. Curioso que los Chromatics anden “revisando” (en fin…) su pasado y él se deja caer con esto, que envejece mil años a todos.
A ese nivel me ha parecido "When I'm President" de Ian Hunter & The Rant Band. A nadie vería en vivo con más ganas y si toca “Boy” o "I wish I was your mother", directamente me desintegro.
Los siguientes serían, sin orden, los de The Mars Volta, Johnny Hickman, Redd Kross, Chris Knight, Blackberry Smoke, Tom Jones, Van Halen, The Hangmen, Bob Dylan, ZZ Top, The Cult, Alabama Shakes y John Hiatt. Luego otros, como Cat Power, Kiss, Ry Cooder, Howlin Rain, Dwight Yoakam…
Me decepcionaron Chris Robinson, Foxy Shazam, Baroness, Leonard Cohen, Melvins o Jack White.

Demure dijo...

No imaginaba tu gusto por The Mars Volta. Yo disfruté mucho de sus dos primeros discos, incluso de su tercero... pero luego dejaron de apetecerme. También me apasiona enormemente la delicadeza de "Ciencia de los Inútiles" (del trio de su guitarrista), te lo recomiendo fervientemente si no lo has escuchado. Como sacrilegio, diré que siempre los he considerado como unos Led Zeppelin modernos, si se me permite el comentario.

Jesús Cortés dijo...

A mí me ha gustado mucho "Nocturniquet", al nivel de los anteriores.
Tienen cosas de Zeppelin (sobre todo de los del final y especialmente de "In through the out door"; les falta blues y les falta folk para ser de esa estirpe de bandas a la que pertenecen otras aparentemente más alejadas como Blind Melon o las hermanas Wilson de Heart) pero también vienen de Santana, Hawkind, Eno (poco de Roxy Music), Blue Cheer, psicodelia 60's, MC5, King Crimson o cualquier cosa que hiciese Robert Fripp, bandas progresivas, industriales o electrónicas (de Can a Einsturzende Neubauten, de Pink Floyd a New Order), Thelonious Monk, Sun Ra, Monster Magnet...
Gran banda y con la productividad omnívora y desbordante (a veces demasiado: se convierten en una trip-jam band en vivo) de otra era.

Demure dijo...

Volviendo a las listas, me alegra ver en ella "Take Shelter" de Jeff Nichols, que ví recientamente. Shannon y Chastain están fabulosos; aunque aún no sé si me convence ese final, preferiría que estuvieran en su casa y no en la playa, un final "feliz" al estilo "The Happening"... no sé que opinaras tú, tampoco lo veo como error, tan sólo es una preferencia personal. Eso sí, tras verla, realmente apetece ver "Shotgun Stories" (pronto) y "Mud" (en cuanto sea posible).

Jesús Cortés dijo...

Están muy bien los actores siempre con Nichols.
Jessica Chastain parece buena; lo ha hecho bien en la interesante "Zero dark thirty" de Bigelow.

Luis S. dijo...

¿Has o habéis visto la última de Olmi, "La última iglesia" (o "Il villaggio di cartone"?)
La he visto en un pequeño cine de Madrid que han abierto recientemente, el Artistic Metropol (¡los hay valientes!), y me ha dejado confuso.
Tiene un trasfondo simbólico, social, político, religioso y apocalíptico. Una reflexión sobre la Iglesia católica en la actualidad, y sobre la inmigración y el progreso. Contiene imágenes muy nítidas, muy bellas a ratos pero con cierta tendencia, creo yo, a la estetización (de los africanos, por ejemplo). Una obra muy ambiciosa (pese o gracias a a su desnudez formal), me parece a mí, que creo que se queda a medio camino de sus objetivos.
No sé si alguien la ha visto y comparte mi opinión.
Un saludo y ánimo.

Jesús Cortés dijo...

A mí no me gusta nada de Olmi desde "Centochiodi", que ya era un bajón para mi gusto desde las magistrales "Il mestiere delle armi" y "Cantando dietro i paraventi", las dos suyas que prefiero no sólo de esos años sino de siempre.
Olmi siempre ha sido muy irregular, como muchos italianos capaces de hacer grandes películas. Ya en los 60, cuando empieza a ser conocido y se le agrupa con la nueva ola italiana, era capaz de lo mejor ("I fidanzati") y lo peor ("Un certo giorno").
"Il villaggio..." me pareció tosca y hueca, nada me pareció ni emocionante ni audaz como parece pretendía. Además, y es más grave por el tema que abordaba, me importaba poco lo que contaba, tan poco como la lúdica "Rupi del vino" o la ecologista-naturista "Terra madre".

Pablo Hernández dijo...

Hola, Jesús. Envié hace ya unos días un comentario que no sé si no te habrá llegado, o si has decidido no publicarlo por algún motivo. Por si simplemente no lo envié correctamente, lo vuelvo a remitir (aunque con algún pequeño cambio, ya que este fin de semana aproveché para ver Tabú... y, ya que lo volvía a enviar, he preferido actualizado).

Perdona si te llega dos veces el mensaje. Un saludo.

Pablo Hernández

--

Hola, Jesús.

En primer lugar, darte la enhorabuena por el blog, que sigo desde hace un tiempo en silencio pero con muchísimo interés. Gracias también por compartir la lista de tus “descubrimientos” y “confirmaciones” en sensesofcinema.

Por un motivo u otro me quedé sin ver en su momento casi todas las que llegaron a las salas de Valencia de entre las que citas (Les Neiges du Kilimandjaro, La Guerre est declarée, Holy Motors, Trouble with the Curve…). Por suerte, no me perdí la interesante Take Shelter ni Tabú, que me encantó, pero en cualquier caso, como siempre, son vergonzosa mayoría las que ni siquiera me sonaban, por lo que no puedo comentar gran cosa acerca de las presentes en la lista… Por eso, me gustaría saber tu opinión sobre algunas “ausencias” que me han llamado la atención, o que me generan cierta curiosidad: por un lado Argo, que desde luego no está a la altura de Gone Baby Gone, pero a mi me pareció interesante y bien resuelta, pese a algún desequilibrio entre los distintos tonos que se combinan en la película; por otro lado Los descendientes, una película bastante rara y sincera pese a su apariencia, y con algunas situaciones al borde del ridículo pero de las que Payne consigue salir en mi opinión bastante airoso.

No me ha sorprendido en absoluto la ausencia de The Master… no sé siquiera si ya la habías visto cuando publicaste la lista, pero recuerdo haber leído algún comentario tuyo sobre P. T. Anderson en anteriores hilos y no parece que le tengas una especial estima. La verdad es que yo no soporté Magnolia, y recuerdo con escaso interés Boogie Nights, pero tanto Pozos de ambición como esta última me han interesado mucho. Con todo, reconozco que a Anderson le sigue faltando autocontrol, parece como si no pudiera parar de “dar espectáculo”: seguramente es capaz de sacrificar la coherencia de sus personajes o del relato si eso le permite poner en escena una situación, o una imagen, que le permita seguir “fascinando” al espectador. No sé si lo que te disgusta en P. T. Anderson es precisamente esto, que yo percibo y sí me molesta en cierto modo, pero que no le resta en mi opinión todo el valor a sus películas… incluso puedo entender ese excesivo afán por “atrapar” al espectador en un cine que trata precisamente, entre otras cosas, sobre la fascinación y la grandilocuencia de la puesta en escena del poder, o al menos del poder según cierto imaginario americano.

En fin, supongo que da bastante pereza hablar de lo que simplemente no le ha terminado de gustar a uno, o de aquello que le ha parecido un absoluto horror… así que siento preguntar por “ausentes” de una lista que, seguro, está repleta de películas extraordinarias.

Como comenté al principio, de las presentes a mi también me gustó Take Shelter. Quizá me habría parecido más inquietante el final que me sugirió una amiga, si el personaje de Shannon no hubiera aceptado abrir la puerta del refugio y la duda se hubiera mantenido, tanto para los personajes como para el espectador. En cualquier caso, supongo que esa sería otra película distinta, y la que existe a mi me gustó bastante tal y como es (quizá exceptuando algunas “visiones” de Shannon, que sí me parecieron algo convencionales).

Un saludo y enhorabuena de nuevo por el blog.

Pablo Hernández

Jesús Cortés dijo...

No. no me llegó el mensaje antes.
Opino lo mismo que tú sobre "Argo" y "The descendants", pero no me cupieron en la lista si quería poner 25 (se han vuelto muy estrictos estos de SofC y yo no soy Möller), como tampoco otras cuantas que me parecieron buenas o al menos interesantes.
Alexander Payne no me interesaba nada hasta ahora e igual ha tomado un buen sendero; parece interesante esa "Nebraska" que estrenará en unos meses.
"The master" aún no la he visto, pero ninguna de PTA me gusta; me muevo entre las que me parecen aceptables o las que encuentro lamentables de momento, pero igual ha mejorado de repente. Yo no veo nada especial en su cine, construye mal las películas (un batiburrillo narrativo y emocional, sublimado a veces - "Magnolia" - o "deconstruído", como en la mema "Punch drunk love") y viste como si fueran novedades lo que otros hicieron mucho mejor (y hasta sus defectos, sobre todo de Altman y Scorsese)... no lo veo mejor que Sam Mendes, vamos y hasta un desconocido - y aún por pulir - como este Benh Zeitlin de "Beasts of the southern wild" me parece más interesante.

Pablo Hernández dijo...

Soy novato en esto, así que seguramente no llegué a enviar el primer comentario.

De Payne yo solo había visto Sideways, que por lo que recuerdo no me gustó nada... veremos si Nebraska confirma las expectativas abiertas con de The Descendants.

Por lo que comentas dudo que te guste The Master, en mi opinión sigue en la línea de There Will Be Blood así que no creo que te depare grandes sorpresas...

Un saludo.

Jesús Cortés dijo...

No se puede confiar en casi ningún director americano novel, pero por desgracia tampoco demasiado en los "medianos", de los que ya rondan los cuarenta y tantos o 50 años.
La maduración, que antes era natural y traía muchas veces lo mejor (y hasta lo más atrevido) de cada cineasta, ha desaparecido.
Ahora lo normal es que muchos se aburran de luchar por decir algo personal y como mal menor desaparezcan para volver en TV o estén irreconocibles con nuevos proyectos, se vicien, se repitan, se acomoden o hasta empiecen a pensar en una prematura y bonita jubilación.
Le pasó a promesas y realidades pasajeras como Lawrence Kasdan, John Sayles, Alan Rudolph, Harold Ramis, Tim Burton, John Milius, Joe Dante, James Foley, John Landis, Robert Zemeckis, antes de tiempo a Todd Haynes, Tarantino (verdaderamente nefasta "Django unchained") o David Gordon Green...
Esperemos que no le suceda a Ferrara pese a lo infumable de "4.44" y que aguanten como puedan los que ya han pasado esa barrera como David Lynch, James L. Brooks, etc.

Tomás Sánchez dijo...

Ya que estamos con el cine reciente americano, me alegro de que no hayas mencionado a Winterbotton-Nolan-Haggis-Wes Anderson de quienes creo que no han aportada nada al cine; y con ello digo que no han hecho NINGUNA película que merezca siquiera el indulgente calificativo de "interesante". Sí quería preguntarte por David Fincher que, con algún patinazo (Benjamin Button), sí le aprecio cierta corrección narradora y no le veo afectado por un prurito de autoría hueca. No me entusiasma mucho, pero tampoco me resulta cargante.

Jesús Cortés dijo...

Fincher empezó bien con "Alien 3" y "Seven", pero rápidamente flojeó y aunque remontó un poco con "Zodiac", ha hecho luego tres films, ese "BB" que mencionas, "The social net" y "The girl with..." que encuentro equivocados, mal contados, insustanciales (lo contrario de lo que pretendían al abordar temas importantes o de gran actualidad) y alimenticios de modas de temporada que nadie recordará en cinco años.
Es lástima, porque parecía saber filmar bien, con empuje y ahora ha desaprendido todo. Y no toda la culpa es achacable a los pésimos guiones; especialmente "The girl..." es una calamidad de ritmo, planificación y encuadre, un descalzaperros absoluto.
Los otros que nombras, efectivamente no me parece que hayan hecho nada de provecho y eso que Haggis algo debía haber aprendido de Eastwood.
La exorbitada fama de Wes Anderson me tiene perplejo. Menudo fake.

Pablo Hernández dijo...

No he revisado las películas de Kasdan, Dante, Ramis, Zemeckis y compañía que vi cuando era más joven… y solo recuerdo haber visto de hecho algunas de las más populares. ¿Podrías comentar tus títulos preferidos de esas "promesas" o "realidades pasajeras" que citas, Jesús?

A mi tampoco me ha gustado nada lo último de Tarantino, y eso que ya fui con escasas expectativas…

Jesús Cortés dijo...

Bueno, esto será un poco largo.
Me gustan mucho de Kasdan, “Body heat”, “The accidental tourist” y “Grand Canyon”; de Sayles me parecen excepcionales al menos cuatro (seguidas) que hizo, “Passion fish”, “The secret of Roan Inish”, “Lone star” y “Men with guns” y las hay buenas antes y después, pero algo importante se ha perdido; de Alan Rudolph prefiero “Choose me” y “Made in heaven” y tienen algo casi todas las que filmó hasta llegar a ellas y alguna posterior hasta llegar a “Love at large” más o menos; Harold Ramis, bastante sobrevalorado para mi gusto de todas formas, hizo buenas cosas hasta “Multiplicity”, es decir hasta que topó con el “estrellón” Kenneth Lonergan; Tim Burton se ha ido apagando desde “Mars attacks!”, algo bastante decepcionante para quienes vibramos con las fenomenales “Edward scissorhands” y “Ed Wood”; el gran John Milius tuvo que irse a la TV a partir de la muy interesante “Flight of the Intruder”, pero dejó al menos dos obras maestras, “Big Wednesday” (de mis favoritas americanas de los 70 como ya dije en el texto que escribí hace tiempo aquí) y “Farewell to the King”; Joe Dante me gusta algo o bastante hasta “Small soldiers” del 98, pareciéndome también buena una reciente, “The hole”; de James Foley me encanta “After dark, my sweet” y encuentro buenas al menos tres más, “At close range”, “Glenngarry Glenn Ross” y “The chamber”; John Landis, aparte del mérito de haber sido capaz de domar más o menos a John Belushi, que no es poca cosa, filmó dos grandes películas, “An American werewolf in London” y “Innocent blood”; Zemeckis, imagino que perjudicado por el abusivo éxito de “Forrest Gump” (caso parecido al de uno no mencionado, James Cameron y su “Titanic”), no tiene en mi opinión nada redondo pero hasta “Contact” (incluída) su cine tenía interés, era divertido, ágil; Todd Haynes tiene tres buenos films para mi gusto, “Poison”, “Safe” y “Velvet goldmine” (más discutible para los que adoramos el glam rock), pero se estrelló de mala manera con “Far from heaven” y desde entonces, nada (una cosa amorfa sobre la sombra de Dylan y esa serie “Mildred Pierce” que por lo poco visto encontré hipotensa y artificiosa); Tarantino sólo tiene para mi gusto un gran film, “Pulp fiction”, encontrando divertidas otro par (“Reservoir dogs” y “Jackie Brown”) y aceptable “Death proof”, del resto tengo más cosas negativas que positivas que decir y la última como dije me ha parecido la peor; finalmente de D.G. Green me gustan mucho “George Washington”, “All the real girls” y “Snow angels”, siendo interesantes también los dos primeros cortos, pero algo pasó hacia 2008 que lo ha destruido casi por completo.

Tomás Sánchez dijo...

A propósito del proceso de "maduración" de los cineastas; y de cómo sorprende que algunos directores "desaprendan" de los logros de sus primeros filmes, empiecen a incurrir en vicios y no evoluciones a mejor; sí creo que, mientras que la casi totalidad de los grandes directores clásicos realizaron sus mejores películas en su época de madurez porque aun estaban creando un nuevo lenguaje; de unas décadas a esta parte es relativamente frecuente ver a directores que realizan sus mejores, o varias de sus mejores películas, ya desde sus inicios: pienso en Ray, Godard, Truffaut, Pechinpah... Y más recientemente en Little Odessa de James Gray, Gone Baby Gone de Afflek, Platform de Jia Zhang-Ke, El Cielo Gira de Mercédes Álvarez, The Chunking Express the Wong, a un escalón menor El Sexto Sentido de Shyamalan (desconozco sí se trata de la Opera prima de cada uno de ellos, sí se trata de la primera película cronólogicamente hablando que conozco de cada uno).

Jesús Cortés dijo...

Todo está cambiando dramática y odiosamente, pero aún somos afortunados, aunque sea por efecto secundario. El cine comercial es el que se ha derrumbado por completo, en gran medida (obviando razones empresariales) al haberse orientado a un público iletrado, inculto e ignorante, sin capacidad crítica (no sólo joven, a los que ya por sistema toman como tales y por desgracia aciertan cada vez más), maleducado o al que han contado todo al revés, que no sabe nada del pasado ni le importa porque ciñe miopemente el punto de vista a su generación. El cine como empeño personal ha podido encontrar acomodo en nuevas tecnologías y sobrevive a su sombra, muy vivo, tan significativo y original como el de serie B de antaño.
Si hablas con muchos aficionados al jazz, veteranos o no (o al rock desde hace relativamente poco tiempo), no digamos si lo son a la música clásica, te dicen que las estructuras (formatos,locales, la tradición, la distribución, la cultura asociada en general) que hicieron posible su auge han desaparecido por completo y todo se ha empequeñecido hasta ser underground, invisible, cundiendo la aceptación generalizada de la superioridad del pasado sobre el presente, más o menos cargada de nostalgia y a eso creo que no hemos llegado. Se dirá que lo que falta en esas disciplinas es talento, pero si fallan ciertas condiciones, ambientes y un determinado público, hay cosas que no brotan o lo hacen muy aisladamente. Falta esa pequeña pero gran trascendencia e inmediatez en propagar la grandeza fundamental que no llega si no puedes reventar el Hammersmith, grabar para Impulse! o si los ecos de los aplausos de los espectadores de la Scala no llegan más allá de la puerta.
Por otro lado, creo que el caso de Nicholas Ray es especial y casi incomparable. Siendo aparentemente el más conectado de todos los gigantes cinematográficos con el otro arte surgido en el siglo XX, el rock n’ roll, creo que llegó tan alto y fue tan hondo desde su primer film, más que nunca probablemente, por un sentimiento de urgencia transfigurado como si fuese retrospectivo, como si hubiese “nacido viejo”, que yo no siento al escuchar “The doors”, “Unknown pleasures”, “Young, loud and snotty” o “Apple”. En los primeros Godard, Truffaut, Fuller, Polonsky, Vigo, Pialat (y casi todos maduraron con el tiempo, alguno mucho) percibo mucho más nítidamente esa tentativa (y por muy grave que fuese el tema, hasta alegre: a veces son los films con más humor que hicieron) arrolladora, aún inocente, del principiante.

Luis S. dijo...

"Tabú" me ha decepcionado, menos fresca e imprevisible que "Aquel querido mes de agosto". Me ha sido imposible evitar la sensación de estar ante un producto impostado de prestigio. La segunda parte todavía es pasable, esa "Memorias de África" posmoderna. Pero la primera es pesada como un fardo. Lo mejor quizá sea el cocodrilo. Y sus lágrimas.
Ni me emociona ni me hace pensar.
Pero será cosa de mis limitaciones, no estoy a la altura.

Pablo Hernández dijo...

No sé… yo creo que en todas las épocas han convivido cineastas que lo daban “todo” en sus primeras películas con otros que necesitaban pasar por un proceso de maduración para dar lo mejor de sí. En algunos casos, las primeras películas tienen una muy característica fuerza e intensidad, fruto de las ganas de hacer cine contenidas durante mucho tiempo, o de la “necesidad” de contar algo. O tienen una originalidad, una capacidad de sorpresa que (supongo) es difícil mantener película tras película. En otros casos, en cambio, es evidente que algunos cineastas, incluso entre los mejores, necesitaban rodar bastantes películas hasta aprender el oficio y conformar su propia personalidad como cineastas; o requerían tiempo y alcanzar un cierto reconocimiento para tomar seguridad en sí mismos y atreverse a hacer algo distinto… En fin, no creo que se pueda defender sinceramente que tal o cual generación se caracterizó por la maduración frente a tal o cual otra, que se “apagó” a la primera de cambio.

Otra cosa son los contextos, las condiciones de mayor o menor libertad, los incentivos (al menos las oportunidades) que se ofrecen a quienes arriesgan por emprender un proyecto personal o, por el contrario, las “primas” a quienes no dan problemas y se pliegan a los criterios de la industria (que, por supuesto, no han sido los mismos a lo largo de la historia, ya nos gustaría…). En definitiva, el clima que puede favorecer la creatividad y el riesgo o invitar a la rutina. Supongo que a esto es a lo que se refería Jesús principalmente respecto al cine norteamericano actual, en contraposición a otras épocas.

Respecto a Tabú… debo ser raro, a casi todo el mundo que conozco parece haberle gustado más la parte africana y a mi me emocionó e interesó todavía más el “paraíso perdido”, ese Portugal que apenas se mantiene vivo a base de relatos y leyendas. Quizá menos llamativa que la segunda parte, creo que consigue transmitir una visión sobre el “estado” de todo un país a partir de muy pocos elementos, sin recurrir a abstracciones ni metáforas superfluas. En cualquier caso, en mi opinión no conviene tomar la película como si fueran dos; son muy diferentes ambas partes, claro, pero precisamente de esos contrastes trata la película, ¿no?

Gracias, Jesús, por el listado de favoritas de Kasdan, Sayles, Foley, Milius y demás :)

Jesús Cortés dijo...

Yo también prefiero la parte actual, tan "diagonale", de "Tabu" y no me hubiese importado que el flashback africano hubiese sido un interludio breve.

Sergio Sánchez dijo...

La segunda parte de "Tabu" me parece una maravilla pero me parecería una tontería sin la primera, estoy con esa apreciación, que no hay que tomarla como dos.

Luis S. dijo...

Una modesta pregunta sobre "Tabú": ¿cuál es el interés de la primera mitad? Lo pregunto, no de manera retórica, desde luego, sino para conocer otras maneras de ver y pensar y sentir. Porque yo no vi nada interesante.

Sergio Sánchez dijo...

Pues para mí el retrato de esas mujeres solitarias, tan urbanas en una ciudad tan fría, tan rutinaria, tan desaprensiva incluso. Hay un puntito cálido en la escena del cine, un poco a lo Kaurismaki. Pero a mi precisamente me gusta cómo irrumpe la historia africana como historia folletinesca y apasionante que resuena real o ficticia tras esa realidad gris de vecina de tu rellano. No sé si ustedes se habrán preguntado alguna vez si su vecina del quinto, allá donde la ven, tan simpática, tan buena mujer, volviendo de la compra con sus pasos ceremoniosos, sus pequeños cotilleos y sus pequeñas manías, resulta que de joven tenía una granja en África. Yo sí.

Jesús Cortés dijo...

Sí, Sergio. Contaré una pequeña historia.
Una de esas mujeres se paró un día delante de mi casa. Parecía desequilibrada o algo parecido y me dijo que hace muchos años en mi casa, cuando ella vivía, se rodó una película, que ella recordaba bien porque en algún momento salía (como extra, supongo). Busqué el film para comprobar el dato, que tampoco era tan descabellado y efectivamente era cierto, al menos en lo referente a que era esta casa. Así pude ver cómo fue hace 60 años.

Pablo Hernández dijo...

Para mi la película trata fundamentalmente sobre los “restos sentimentales” de aquella época colonial, que pervive a través del mito (el prólogo, Robinson Crusoe), pero también de los recuerdos nostálgicos de Aurora y Ventura (esa segunda parte), del sentimiento de culpa en Pilar, de la falta de horizontes, etc. No sé gran cosa acerca del colonialismo, y desconozco casi por completo la historia pasada y reciente de nuestros vecinos, pero el principal interés que encontré yo a la primera parte de Tabú fue precisamente ese retrato de Protugal, crudo y tierno a la vez, treinta años después de perder sus últimas colonias… un retrato parcial, a partir de unos pocos personajes que se cruzan en los últimos de Aurora, todos bastante solitarios, sin muchas aspiraciones, necesitados básicamente “de ficción” (a través del cine, las novelas, los sueños y los recuerdos embellecidos), a falta de una realidad que resulte más estimulante.

Por otro lado, me parece que el “paraíso perdido” está rodado con más misterio y emoción que la parte africana, y me pareció incluso que Gomes se apañaba muy bien con la luz para compensar visualmente los escenarios, obviamente menos vistosos, de esta primera parte.

Pero me gusta mucho también la segunda parte, y sobre todo creo que la película invita a ponerlas en relación, más que a quedarnos con una de ellas, ¿no?

Sergio Sánchez dijo...

Sí, exacto, creo que esa es la clave, la relación entre las dos partes, como bien apuntaste.

Duke dijo...

Hace mucho que no pasaba por aquí y me he tirado un buen rato leyendo, jejejeje...

De Louis King tengo muy difusas en la memoria varios de esos westerns juveniles y coloristas de animales que has incluido en tu lista, Jesús, pero sí tengo fresco el Powder River que comenta Rodrigo, y básicamente opino bastante similar que él, aunque como remake encubierto (recuerdo que tras verla por primera vez por la tele hace unos años me preguntaba que me recordaba mucho a algo, hasta que reparé que por los créditos desfilaba Stuart N. Lake, biógrafo de Wyatt Earp) recuerda mucho más al film de Dwan que al de Ford. Hace un par de meses se editó en DVD en Francia otro western suyo, Massacre (1956), que me gustaría ver.

Por cierto, Jesús, me alegra ver que te gustó ese Panhandle (1948) de Lesley Selander que te recomendé hace un tiempo.

Jesús Cortés dijo...

De Selander la que más me gusta es "Tall man riding" del 55, que además cuenta con la presencia de una actriz tan guapa como buena, Peggie Castle, que como Joan Leslie - habitual en algunos westerns, siempre tan especiales, de Joseph Kane -, lo tenía todo y sin embargo no llegó a ser una gran estrella.
"Panhandle" es buena, pero parece "chapada a la antigua" comparada con esa y otras de los 50.
Un semi-western o eastern o como se quiera llamar que acabo de ver y me ha parecido mejor de lo esperado es una de las tres películas que dirigió el guionista F. Hugh Herbert, "Scudda hoo!, scudda hay!" del 48, con Walter Brennan y Natalie Wood (niña, lógicamente) cercano a esas de Louis King y algo del "Driftwood" de Dwan tiene repitiendo protagonistas. Una buena película de mulas, que no abundan.