sábado, 13 de julio de 2019

UN NIÑO DE AGUASCALIENTES

A pesar de que ha insistido en entrevistas toda su vida y demostrado a poco que le invitaban a profundizar, que cuando proclamaba su gusto por las películas mejor narradas de la Historia del cine no iba de farol, la fama que precederá siempre a Jaime Humberto Hermosillo me temo que será la de cineasta afiligranado, inmoral, ejemplo palmario de no sé qué nuevo - con tal de que rompa con el clásico o lo renueve empujándolo hacia los extremos - cine mexicano, con muy variadas polémicas asociadas siempre a su nombre.
Siempre me parece que supo salirse con la suya, que si ha sido transgresor es que porque hay mucha hipocresía delante de una pantalla y no por ningún fatuo ánimo provocador; prueba de ello es que los límites que ahogan a otros cineastas "con mundo propio", por naturaleza calculadores, le importaba muy poco destruirlos o negarlos en cuanto encontraba una historia atractiva.
En cierto modo es lógico entonces que la película para la que nunca hubo mayor atención - ni aunque "La pasión según Berenice" pocos meses antes sí la concitase, por descontado, escándalo mediante - sea la más alejada de todos los tópicos, "Matinée", la más personal que filmó y la más llena de ese cine que tan bien amaba, el americano de los años 40 y 50.
"Matinée" en realidad no está aislada, tendrá resonancias más adelante en su obra y cerraba un camino abierto por la previa "El cumpleaños del perro" de 1976, trasponiendo la rebelión extemporánea, destemplada de aquella - unos amigos que mandan a la guillotina a su rutinaria vida familiar - a una pulsión más común, de la que casi cualquiera tiene almacenados en la memoria episodios que se recuerdan con el cariño inspirado por la edad de la inocencia, incluso si se salió trasquilado del enredo.
Mirando hacia atrás sin ira, Hermosillo poco podía esperar de su público y menos aún si fabulaba y no contaba "la verdad", que no sé por qué no puede ser feliz o irreflexiva ni puedan añadírsele sueños, con lo que probablemente "Matinée", resumida, parezca un mal guión, una idea poco madurada y de gestión emocional complicada por hacer simpatizar a niños con delincuentes, quizá homosexuales, por si faltaba pimienta.
 
Pese a tan pobres expectativas, convierte Hermosillo esta fantasía infantil suya o la probable memoria coral de quienes conoció y de cuanto alardearon sin prueba de ninguna clase, en una aventura de ecos stevensonianos y como tal, cruda, a ratos absurda, divertida y terrible; iniciática, sí, pero en cualquier momento también terminal.  
Suceden además demasiadas cosas y demasiado rápido, sin tiempo para lecciones.
Los niños se fugan del colegio antes de que sepamos qué traman; los pillan en el cine antes de que empiece la película; muere aquel tipo antes de que veamos dispararle; se convierte uno de ellos en ladrón antes de bajarse de las atracciones de la feria...
La canónica evolución de personajes la acelera Hermosillo con elipsis continuas y cambios de dirección desconcertantes, recordando oportunamente que esos cánones del cine negro y de piratas, por citar los dos más cercanos al film, se construyeron a partir de anomalías narrativas, estructuras temporales suicidas, castings supuestamente inapropiados, etc, mucho antes de que llegaran nuevas olas a pensar el cine no hacia, sino desde esos márgenes.
 
En esos giros continuos, esas suaves sugerencias, están, sin énfasis, ya contenidas las audacias claustrofóbicas de "Naufragio" o "Encuentro inesperado", los experimentos con la profundidad de campo y perspectiva de "La tarea" o "Intimidades en un cuarto de baño", las peripecias de Buñuel en Macondo de "María de mi corazón", los vaivenes sentimentales con la vista puesta en sus Alejandro Galindo favoritos de "Las apariencias engañan", la madre entrometida hitchcockiana de "Doña Herlinda y su hijo".
Es bonito ver cómo funciona en "Matinée", a un nivel adolescente en todos los sentidos - en chicos y mayores, más atolondrados aún -, lo que siempre le atrajo: las apariciones y desapariciones, los planes surrealistas, el idilio con lo imposible, el juego caprichoso de afectos que rara vez incluye a la familia, el humor negro o la exactitud en la planificación de la más inexacta idea.   
 

7 comentarios:

Rodrigo Dueñas dijo...

Qué justedad la de Hermosillo al elegir "Robinson Crusoe" y "A high wind in Jamaica" como programa que los niños no verán al inicio y que a continuación van directamente a vivirlo.
Bastante (mejor no me detengo enumerando parte de lo mucho que se puede encontrar) de lo que ofrecen estas excéntricas y veraces películas de aventuras Hermosillo lo retoma y lo devuelve a su feliz y agradecida manera.

Anónimo dijo...

Jesus cuales son tus favoritas de Michael Curtiz? Últimamente he estado revisando su obra y me parece un director a reivindicar al que una obra del miticismo de Casablanca -que no se encuentra ni por asomo entre lo mejor suyo- le ha hecho bastante daño.



JP

Jesús Cortés dijo...

¿Por qué le ha hecho daño? Es conocido mundialmente desde siempre por haber participado en una película mítica, que no será "suya" - como tantas americanas de esos años, incluso algunas mejores y más atribuidas sin duda a otros - pero que solo le perjudica para que lo consideren lo que por otra parte nunca quiso ser, un autor o para que solo suene su nombre a muchos que no se aventuran luego en su filmografia, lo cual es su problema y su prejuicio.
Un tipo pragmático Curtiz, ya sabes lo que se dice de los húngaros, capaz de todo y que hizo, más "en solitario" otras películas fantásticas o muy buenas como "Captain Blood", "Stolen holiday", "The charge of the Light Brigade", "Four's a crowd", "The adventures of Robin Hood", "Four daughters", "Daughters courageous", "The privates lives of Elizabeth and Essex", "Dodge city·, "The sea wolf", "Mission to Moscow", "Passage to Marseille", "Mildred Pierce", "Life with father", "The unsuspected", "Flamingo road", "The breaking point" o "Trouble along the way".

Anónimo dijo...

Te unes a la exaltación con la última película de Tarantino?

Jesús Cortés dijo...

No, me parece repugnante.

Anónimo dijo...

A chuschao le encanta.

Jesús Cortés dijo...

Ah, me caen muy bien los amigos de cine clásico, pero siento discrepar, para mí no hay nada en esos 160 minutos interminables de tortura que valga la pena, ni siquiera la utilización - pésima - de la banda sonora, que como suele, tiene algunas canciones, poco o mal recordadas, muy buenas. Me parece lo peor que ha hecho, pero leo tantas cosas positivas que me parece haber visto otra película. Ceguera mía, supongo.