miércoles, 11 de febrero de 2009

ITALIANI, BRAVA GENTE



El díscolo Rocky y la empleada de Macy´s Angela, dos hijos de inmigrantes en Nueva York, discuten sobre las relaciones de pareja en un sótano atestado de chismes que Rocky hace años usaba como escondite para llevarse a las chicas, tras haber escapado de los muy primitivos “fratelli” de ella.
Angela está embarazada.
Rocky no quiere comprometerse y, como Louis Jourdan en “Letter from an unknown woman” de Ophüls, mira a Angela sin estar muy seguro de que alguna vez intimaron. Él dice que los casados tienen cara de muertos; nueve de cada diez.
Rocky se tumba en un diván raído con las manos en el pecho mientras sigue divagando sobre su filosofía de vida. Angela se acerca y mientras él sigue hablando, le coloca una flor entre las manos. Rocky parece un cadáver en su féretro.
Angela le da a entender que para todos se trata de encontrar al “extraño apropiado”, una persona que te quiera.
Rocky no sabe nada de eso, pero le ha hecho reflexionar encontrarse hace unos minutos con una antigua novia, ajada por la edad, a pesar de que tiene dos años menos que él, como remarca. Le ha sorprendido que no es capaz de cruzar dos palabras con ella más allá del saludo.
La cámara permanece a la espera. En un momento los recoge en el mismo plano, tras haber basculado de un lado a otro del decorado. Es el primer momento en que algo ha surgido entre ellos.
Más tarde, en un impulso de protección, Rocky sacará a una Angela en estado de shock de la tétrica habitación donde estaban a punto de practicarle un aborto. En el taxi de vuelta se superpone un plano de ellos dos en el asiento trasero con una imagen de la ciudad por la noche. Por primera vez miran hacia el futuro juntos.

Robert Mulligan murió en diciembre del año pasado.
Love with the proper stranger” de 1963 es su gran película.
Rocky es Steve Mcqueen.
Angela es Natalie Wood.
El cine americano era grande.

2 comentarios:

Roberto Amaba dijo...

Hola Jesús,

Tengo pendientes más de una y de dos de Mulligan, ésta entre ellas.

De las que vi recuerdo como grandes películas (quitando por supuesto Matar un ruiseñor): The Stalking Moon y The Nickel Ride (El hombre clave). Un poco por detrás Summer of 42 y The Other.

Mucho más convencional, Camino de la jungla, y olvidable aquella con la Lollobrigida y Hudson (Come September).

Lo dicho, cuando pueda intentaré resolver las lagunas.

Un saludo.

jesús cortés dijo...

De Mulligan te recomiendo en el caso que no la conozcas, la última que dirigió, "The man on the moon".
La última vez que la ví, y de esto hace 10 años, me pareció la segunda mejor suya. No sé cómo habrá aguantado el paso del tiempo.
Revisé hace poco también "The nickel ride", que es buenísima.