jueves, 22 de octubre de 2009

LOCURA DE AMOR

Jean Grémillon rueda “Gueule d´amour” en 1937 recién terminada su colaboración con Buñuel en “¡Centinela alerta!”, sobre una obra de Arniches, en la que es una de las muy escasas (y dirán que fallida) colaboraciones entre grandes directores que ha dado el cine.
No había cosechado Grémillon grandes éxitos en el cine mudo a pesar de haber dirigido maravillas como “Maldone” en 1928 y su nombre no estaba asociado definitivamente ni al realismo poético de Carné y compañía ni a la vanguardia que abanderaban desde mediados de los años 20 Epstein, Dulac o el propio Buñuel. En tierra de nadie, como Vigo.
Para “Gueule d´amour” cuenta con Jean Gabin como protagonista, recién salido de “La grande illusion” de Renoir o “Pépé le Moko” de Duvivier, un actor aún no encasillado en ningún rol más o menos característico y hasta se diría que versátil; ambas habían sido verdaderos succes d´estimé con lo que se presentaba la oportunidad de relanzar su carrera de una vez por todas. Para Gabin imagino que era un film más, el preámbulo a su consagración total con “La bête humaine”, “Le quai des brumes” y su salto en falso a Estados Unidos para la extrañamente hermosa “Moontide” de Archie Mayo (y Fritz Lang) .
Para Grémillon, no. Para Grémillon, “Gueule d´amour” es el principio de todo, la película que encabeza una racha donde pone lo mejor de sí mismo y que por muy poco conocida y valorada que sea (lejana y peor aún, inédita) es una de las mejores de la historia del cine francés. En los siguientes años llegarían nada menos que “L´étrange Monsieur Victor” con el entrañable Raimu de Pagnol, la fascinante “Remorques” de 1941 (con una de las dos o tres más bellas Michéle Morgan), su “acercamiento” a Prévert en “Lumière d´eté” durante los días de la ocupación y “Le ciel est à vous” - que cierra el círculo al contar de nuevo con Charles Spaak para el guión, como en “Gueule d´amour” -, probablemente su último gran film (no conozco uno de los presumiblemente mejores: "L´amour d´une femme" del 53) y que debiera ser bandera del feminismo por cierto; “Pattes blanches” a la vuelta de la contienda ya es otra cosa.
Gueule d´amour”, como algunos Mizoguchi de la época, quizá no sería lo mismo sin la enorme influencia del cine de Josef von Sternberg. Hay un atrevimiento en la narración y un imaginario visual y estilístico, más allá de la extravagancia exótica y el “amour fou”, que aquellos Sternberg con Marlene Dietrich habían convertido en cuasi-género. Esta simpar Mireille Balin, despótica y arrebatadora, capaz de todo, trae a la memoria directamente a aquellas inolvidables Lola Lola o Concha Pérez. Los surrealistas se decantaban (y les alabo el gusto igualmente) por Borzage.
Esta doble (casi de Nicholas Ray, a destiempo) historia de amor, se salta leyes y morales para acabar siendo un grito, una auténtica oda al deseo. El único límite es la sutilidad de Grémillon para mostrar - muchas veces, sorprendentemente - y sugerir -cuando menos se puede esperar - los detalles más escabrosos de la historia.
El personaje de Gabin es en distintos momentos del film un playboy triunfador y un esperpento; un role model para muchos y lo que nadie querría ser jamás. Seguro que hubiese gustado mucho a Errol Flynn si tuvo oportunidad de verla, aunque dudo que algún productor americano se hubiese atrevido a dejarle hacer este papel, claramente “pre-code” y que solo imagino en aquellas tremendas películas de Wellman a principios de los 30. Tal vez si hubiese coincidido alguna vez con Tod Browning
Gueule d´amour” es en definitiva lo contrario de lo que podría esperarse, hasta el punto de que debería ser uno de los argumentos más sólidos para no pensar, con la perspectiva deformada por el paso del tiempo, que todo el monte (no) es orégano (o al menos volver a leer, que para eso está) la generalización de Truffaut, diecisiete años después, en su famosa carta en Cahiers du Cinéma sobre las tendencias del cine francés, que pasaba por la guillotina las cabezas de los que habían construido aquel cine de qualité, académico y artificioso, caduco y apolillado, sin vida, esos scénaristes que al parecer tan poco tenían que ver con los auténticos metteurs en scéne.
Grémillon no sé si fue un autor, buena parte de lo que conozco de él lo pone en duda (disperso, cambiante, sin “constantes vitales” valga el doble sentido), tampoco debió serlo Wellman, pero ese camino nos conduciría a incluir ahí a Renoir y McCarey.
Lo que sí sé es que “Gueule d´amour” y las siguientes películas que rodó son magníficas, amplias, audaces, tan frescas y gratificantes como hace 70 años, que pasar de largo ante ellas por pura inercia es un gran error y que vale la pena sacar el hígado hasta encontrarlas.

8 comentarios:

abbascontadas dijo...

Vi hace más de 20 años tres o cuatro películas de Gremillon en la Filmoteca (Gueula d'amour y Le ciel est à vous seguro, y me quedé asombrado de lo buenas e intensas (y desconcertantes) que eran: no había oído hablar nunca de él, y desde entonces tampoco he tenido oportunidad de repetir (supongo que no se ha editado nada en dvd en nuestro país), ni me he topado con su nombre más que en enumeraciones de época. Me alegra descubrir que no fue un espejismo.

Roberto Amaba dijo...

Hola, qué tal, Jesús,

Desconozco toda la última parte de su filmografía, desde la 2ª mitad de los 40. Pero las obras que enlaza entre 1937 y 1943, son suficientes para darse cuenta de lo especial que era. Casi nada:

Lumière d'été (1943)
Remorques (1941)
L'étrange Monsieur Victor (1938)
Gueule d'amour (1937)

Las dos primeras son indispensables en los años 30, no sólo en Europa. Tenían esas transiciones entre tonos tan características de los estadounidenses, y que era tan difíciles de conseguir sin que aquello terminara chirriando. Aquí, si me apuras, esos cambios de tono son todavía más extremos o, si se quiere, más malévolos.

Un saludo.

Jesús Cortés dijo...

Abbascontadas: No es ningún espejismo. Su figura no ha sido tan venerada como la de Vigo (quizá todavía mejor, no lo discuto), pero hay cosas maravillosas en todas las películas suyas que conozco (que son nueve; la última "Le petite Lise" del 31, con la sorprendente Nadia Sibirskaia).
Roberto: esas conexiones con el cine americano están bien vistas. Yo menciono a Sternberg, pero hay más (La Cava, por ejemplo y hasta Ulmer).

Carlos C. dijo...

Hola Jesús, qué tal.

La otra película que Grémillon hizo en España, La Dolorosa (1934), ¿se puede ver o se encuentra perdida?

Apunto todas las que has nombrado a ver si las puedo conseguir.

Un saludo y enhorabuena por el blog, que sigo a menudo.

Jesús Cortés dijo...

Carlos, no tengo noticias de ninguna edición de "La dolorosa", ni siquiera en VHS. Yo no la conozco, pero lo mismo la pasaron por TV, si no aquí, en Argentina o México. Algunas películas españolas y bastantes americanas se consiguen más facilmente en ediciones sudamericanas o directamente a través de los amigos de clan-sudamérica, que han recuperado Fregoneses o Mur Otis imposibles de encontrar en Europa.

Anónimo dijo...

Me permito recomendar a todos los interesados por Grémillon (los hay que no, también en Francia) que procuren ver cuanto suyo se ponga a su alcance. Largas o cortas, de antes o después de la II guerra mundial, cuanto he visto tiene como poco gran interés, a menudo es penetrante, emocionante e inteligente. Para mí es uno de los grandes del cine francés, más o menos como Becker. Aunque yo lo encuentro algo así como la combinación de Epstein y Ophuls, con algo de Rossellini... y muy poco "americano" aunque comparta géneros y cierto "romanticismo" muy años 30. De la última etapa, para mí la mejor es "L'Amour d'une femme" (1953). No abundan buenas ediciones en DVD ni en Francia (aunque han pasado algunas editadas en VHS). "La Dolorosa" y "Centinela...¡alerta!" sí se editaron en España en DVD. "Centinela" es muy buena y divertida, una película sorprendente. "La Dolorosa" es un melodrama delirante y febril magnífico, con la maravillosa Rosita Díaz Gimeno...
Miguel Marías

SSSire dijo...

No he visto nada de Gremillon, pero esa comparación que haceis con Epstein y Ophuls, me intriga poderosamente. Me pondré a ello :-)

saludos

beatriz dijo...

Hola, ¿sabrían decirme si en "La Dolorosa" de 1934 aparece alguna escena de danza? tengo entendido que está ambientada en el folklore aragonés. un saludo y gracias.