lunes, 9 de julio de 2012

MEDIAS NARANJAS

La gran época para la comedia americana de los años 50 y hasta bien avanzados los 60, prácticamente la primera que en Europa no fue a remolque de ella desde el éxodo de eminentes directores y promesas del viejo continente a Hollywood, fue seguramente la última que aglutinó tres grandes circunstancias.
Nostálgicos hay de otras oleadas posteriores (de cualquier cosa en realidad) pero parece evidente que esta década (y pico, casi dos) prodigiosa sí que fue respetada y tenida en cuenta - y hablo tanto de gente del mundillo como de simples espectadores - por los que permanecían vivos y habían respirado el mismo aire que las glorias del pasado, fue igualmente seguida con avidez y sumo placer por sus contemporáneos y desde luego ha sido largamente añorada por cuantas generaciones hemos venido después.
El mundo que fue ya no es, los valores cambiaron o se esfumaron, el cine lo captó y no hay mucho que hacer al respecto. Conformarse con pensar que los cineastas están ahora menos dotados y desaprenden lo poco que saben rápidamente, de alguna manera es dar la razón a los que piensan que el brillo, la finura de palabra y pensamiento, la ironía antes que el cinismo, la media sonrisa que no necesita de la carcajada y todo lo relacionado en fin con la elegancia sólo puede asociarse - comprarse - con el dinero y el estatus social.
Poco aprendimos entonces de Lubitsch o LaCava, pero menos parece que nos enteramos aún de Blake Edwards o Stanley Donen, que estaban más próximos temporal y socialmente a lo que hemos conocido.
En este panorama no debería sorprender la escasa atención y menor prestigio asociado a un cineasta digno heredero en cierta forma de esa tradición, pero tan "al día" como el más pintado.
Con cero entreguismo a ese carrusel chabacano, iletrado e insípido, sin sentido del espacio ni del movimiento en que se ha convertido en gran medida el antiguamente infinito y delicioso campo cómico donde muchos gigantes dejaron toda su sabiduría, sorprendentemente jaleado por una considerable parte de la crítica, no sé si con poca memoria o ciega, bien pagada o convertida por sus propios medios, Emmanuel Mouret es una rareza absoluta.
Y necesaria, ahora que los que llevaban el peso (repartido, cada cual a su manera, alguno hasta sin ser demasiado consciente de ello y virando a terrenos menos propicios para su talento) de esa gran tradición, menguan en número o se cuestionan cómo puede ser la comedia del presente o del futuro, qué queda y cuánto pueden utilizar de cuanto les marcó.
Ahí tenemos, sin querer hacer un catálogo minucioso, al siempre regular y puntual Woody Allen, que ya no es tan fiable como antaño - y en algunas cosas fundamentales ha cambiado -, a James L. Brooks, que se dosifica demasiado, a Hong Sang-soo que parece salir de un bucle o entrar en el siguiente, o quizás trata de reciclarse pero en definitiva autolimitándose bastante, a Jerôme Bonnell evolucionando constantemente pero no para bien y además abdicando de las frugales motivaciones del comienzo, al viejo Alain Resnais llegando tras un intrincado viaje al sabio humorismo y siendo tachado de anticuado o chocho, ahí siguen inclasificables y siempre lindando con el surrealismo Otar Iosseliani y Pascal Bonitzer, ya no podemos contar por desgracia con Eric Rohmer, imagino que en un momento quizá de cambio definitivo debe andar Arnaud Desplechin, a  vueltas con sus zombies y desclasados, de repente poniéndose trascendente, continúan George A. Romero y Tobe Hooper, recluído en su piso romano - si no se ha vuelto a Bergamo con sus fantasmas ilustrados - debe vivir aún Giulio Questi y siguen, bastante marginados e intermitentes, otros tantos.
Más de una década ha pasado ya desde el debut de Mouret con un mediometraje ya tan revelador, quizá algo simple, como "Promène-toi donc tout nu!" y llega ahora a las pantallas su séptimo largo, una vez más entre la indiferencia general y quizá va siendo hora de que algo cambie.
No tiene la verdad un rostro que inmediatamente inspire confianza o denote innata habilidad ni como actor ni como director (alguien dijo que se parece a Fernandel) y lamentablemente no es ese reciente "L'art d'aimer" su mejor film - hasta diría que es el menos bueno -, pero igualmente vale la pena tratar de ver cualquier cosa que lleve el nombre de Mouret.
Películas las suyas tranquilas, bien construídas (y en creciente complejidad), variadas, sin fórmulas actualizadoras pese a utilizar patentemente "maneras" de otra era, sin patéticos arcaísmos, vivas y divertidas, que se fijan sobre todo en los citados Donen o Edwards y también en el legado  - sentimental o bien chalado - de los Richard Quine, Billy Wilder, Jacques Demy, George Sidney, Jerry Lewis, Jacques Tati, Frank Tashlin... incluso en referencias mucho más antiguas o mucho más olvidadas como pueden ser Buster Keaton y Sacha Guitry.
El punto álgido de su filmografía puede ser "Un baiser s'il vous plait" de 2007, en la que culmina gozosamente una evolución que lo había llevado a ganar cada vez más amplitud, introducir en mayor número y más oportunamente notas dramáticas, multiplicar personajes, jugar con la estructura y llevar a las últimas consecuencias un gusto por la narrativa, por no parar de contar historias, enlazarlas, fuesen necesarias para comprender lo hasta entonces visto o estrictamente innecesarias, pero que no por ello resultan menos interesantes.
Su obra inmediatamente anterior, "Changement d'adresse" (2006), la más romántica y pura que ha hecho hasta el momento, revelación también de la actriz que la acompaña desde entonces en todos sus films, la muy locuaz Frédérique Bel, ya era un avance importante respecto a "Venus et Fleur", algo rohmeriana, quizá doilloniana más bien y que difícilmente podía pensarse que anunciaba lo que ha venido después.
Los equívocos, los dóciles dilemas y pequeñas tragedias amorosas para tragar saliva y poner buena cara que jalonan "Changement d'adresse" y la anteriormente mencionada "Un baiser..." alcanzan su punto de ebullición y máxima concentración controlada en su homenaje a "The party" de Edwards, "Fais-moi plaisir!", quizá armada con tanta metralla cómica puramente slapstick como reacción de Mouret a la terminación de uno de sus guiones dirigidos por otros, el serio "Les bureaux de Dieu" de Claire Simon (2008).
Ahora que parece recomplicarse más la vida y acelerar sin preocuparse por dónde está el freno, en esa última parada que es de momento "L'art d'aimer", superior aún a todo lo que se mueve en el género que pulule por las carteleras (en el caso de que llegue) quizá sea un momento propicio para recuperar su debut, la encantadora "Laissons Lucie faire!", donde tanteaba buena parte de los caminos luego seguidos y que ya valdría la pena ver sólo por contemplar la chispeante performance de una de tantas actrices que parecen súbitamente distintas bajo su batuta, Marie Gillain.

56 comentarios:

Miguel Marías dijo...

Me alegro de que te ocupes de Mouret, a quien descubrí por pura casualidad hace cinco o seis años, tentado por sus actrices, y del que aquí no se ha sabido nada, como sucede con todo lo francés no famoso ni premiado, hasta el estreno de la última - y ciertamente no mejor, en todo caso es la que menos me convence -; lo más raro es que tampoco parece que en Francia le hagan mucho caso, no sé si por considerarlo insuficientemente "moderno" o por desdén (bastante extendido) hacia la comedia.

Jesús Cortés dijo...

Algo debe tener que ver sin duda que no vaya de rompedor y prefiera narrar como mejor sabe. En la única entrevista que le he leído además parecía modesto.
En fin, que no reúne muchas condiciones para que los focos se vuelvan hacia su trabajo.

Igor dijo...

La verdad es que con este post me has descolocado porque de Mouret sólo he visto "Un baiser s'il vous plaît" y me pareció un verdadero bodrio.
Artificiosa en el peor sentido, donde todo me suena a falso y los personajes son marionetas en manos del director, verdaderos marcianos. O al menos yo no puedo reconocerlos como seres humanos.

Jesús Cortés dijo...

A mí me parece una gran película y no veo esa falsedad o manipulación por ninguna parte. Desde que la chica se sube a la birriosa furgoneta de aquel tipo hasta el último plano, cada recurso utilizado me parece atinado. Es más, los elementos dramáticos le otorgan un sentido más profundo a la parte puramente cómica, no chocan con ella o la adornan puerilmente. No hay más que ver esa extraordinaria escena de la confesión de Virginie Ledoyen para saber qué hay tras la máscara jocosa de la amiga solícita.
Y sobre todo, más allá de detalles de construcción, que abundan, está ese ritmo, ese sentido de los tiempos, esa escritura, ese uso de la música, esa paciencia para no mendigar la risa que distingue a los buenos de los mediocres.

Luis S. dijo...

Gracias por el comentario. Habrá que prestarle más atención a Mouret. "El arte de amar" no está consiguiendo críticas demasiado destacadas en periódicos y revistas de cine (que yo haya leído, al menos). Creo que una característica de estos tiempos es que las obras consideradas buenas se tienen que dar importancia a sí mismas y venderse a bombo y platillo.
No parece una época propicia, es cierto, para la comedia sutil y elegante ni para, como dices, la comedia más apta para la sonrisa que para la carcajada. Obras como "Resacón en Las Vegas" (que, lo admito, a mí me parece muy original) tienen más éxito y hasta cobertura crítica (la "nueva" comedia americana, etc.) porque son "gamberras", ya se sabe. Supongo que será el signo de los tiempos. Aunque, como comentas, alguien como Woody Allen sigue al pie del cañón y obras tan ligeras (superficiales, dirán algunos) como "Midnight in Paris" a muchos nos siguen pareciendo una auténtica delicia.

Jesús Cortés dijo...

A mí también me gustó mucho "Midnight in Paris", a pesar de que pocos equipararán o siquiera valorarán a este ligero Woody Allen con el intelectual de antaño. La fluidez y la inteligencia para la comedia sigue ahí cuando le sale algo valioso a pesar de que ya no haya tantas frases brillantes ni elementos sociológicos en sus películas.
Crucemos los dedos porque "To Rome with love" sea buena.
De Mottola, Todd Phillips, aquella de PT Anderson, esta flamante "Red state" de K. Smith, Wes Anderson (sin ver aún "Moonrise kingdom") y demás, mejor no digo nada.

Sergio Sánchez dijo...

Es extraño que no se conozca aquí, pues si algo estrenan indiscriminadamente son comedias francesas (a veces parece que lleguen más que al propio París), deben tener un radar para no traer una buena ni por equivocación.

Jesús Cortés dijo...

Si la comedia francesa fuese lo que suelen traer, sería de las peores del mundo, como muchos, que ni se molestan en ver Guitry, Demy, bastantes Becker de mala fama... incluso ahora Guédiguian, piensan por otra parte.

Luis S. dijo...

La atracción, o devoción casi, de buena parte de la crítica más joven, (supuestamente) moderna y posmoderna y "a la última" por el cine de Wes Anderson para mí es un enigma. Será otro signo de los tiempos. "Life Aquatic" es una de las películas más insustanciales que he visto jamás. Quizá sea eso lo que vende: la insustancialidad.

Jesús Cortés dijo...

Yo no recuerdo haberme reído ni haber pasado un rato agradable siquiera (mucho menos haber admirado) con sus películas, que ya no sé ni por qué veo.
Siguen habiendo cosas interesantes y prometedoras en el cine americano (Jeff Nichols, Jim Mickle, T. C. Christensen...) para conformarse con eso.

Carlos C. dijo...

¿Quienes son Mickle (solo conozco "Mulberry Street", de la que me acuerdo poco) y Christensen?

Jesús Cortés dijo...

Sí, Mickle es el de "Mulberry Street" (no confundir con la de Ferrara, aunque podría ser suya). Debería gustar a todos los que encandiló "Rec" de Balagueró/Plaza. Ah, y de paso, alguien debería comprarse los discos de Blood on the Wall, la banda de los hermanos Shanks, de los que suena un tema. Por pedir...
Ha hecho otra posterior que no he visto y no será por no haberla buscado.
T.C. Christensen ha hecho documentales (que no conozco) y un largo reciente, "17 miracles" realmente bueno, mejor desde luego que el abúlico "Meek´s cutoff", con el que es fácil ponerlo en paralelo.
Hablando de documentales, vale la pena ver cualquier cosa de los hermanos Burns, Ken y Ric; el problema es encontrar tiempo para sus kilométricos trabajos.

Igor dijo...

Hablando de cine americano más o menos contemporáneo,¿Habéis visto "The myth of the american sleepover" del debutante David Mitchell?
A mí me parece estupenda.

Anónimo dijo...

Como para un servidor sigue siendo un enigma la eterna fascinación de la crítica más carca por los engendros chochosos que Allen filma (lo de filmar es un decir) como churros.

Anónimo dijo...

Estas comedietas que nos presentas son insulsas y totalmente intrascendentes, estimado Jesús. Sigo con interés tu blog pero a veces te columpias. Un cordial saludo.

Igor dijo...

Jesús, al principio no recordaba quien era Mickle, pero al buscar la que recomiendas, Mulberry Street (que me ha gustado bastante por cierto) he visto que la posterior suya a la que haces referencia y dices que no encuentras es Stake Land, que sí había visto y es mejor aún y sí que circula por ahí

Jesús Cortés dijo...

Localizadas las películas de Mitchell y Mickle, Igor. Gracias

Igor dijo...

Estupendo, a ver qué te parecen!

Antonio Muñoz dijo...

Ya que estais citando cine de terror contemporaneo ,Alguien ha visto "Eden Lake" de James Watkins y "The ward" de John carpenter

Jesús Cortés dijo...

Yo la de Watkins no.
"The ward" me decepcionó bastante y me pareció además extrañamente intercambiable por films de otros cineastas mucho menos personales que él. Las dos anteriores me habían gustado (más "Vampires" que "Ghosts of Mars") y no esperaba algo con tan poco sentido del humor y tan estándar.

Anónimo dijo...

@Miguel Marías, es normal que lo no famoso ni premiado no llegue a conocerse. ¿Cómo quiere usted que se conozca? En televisión solo pasan americanadas de las malas. En los periódicos si vamos a depender de "críticos" como Boyero... ya me dirá usted. No hay forma de enterarse. Si no te premian ni te pasan por televisión ni llegas en condiciones a los cines, pues no te conocen. Me parece un pequeño vicio erudito poner el grito en el cielo porque el común de los mortales no nos enteremos de lo que no podemos enterarnos.

Carlos C. dijo...

"Eden Lake" es un bodrio de campeonato. Para mí, de las peores películas de terror de los últimos años. Tramposa, efectista y sádica.

HobbsEnd dijo...

Pues yo suelo seguir bastante el cine de terror actual y estoy de acuerdo con lo que decís de "Eden Lake" (bodrio) y "The Ward" (decepcionante, que no mala), y eso siendo Carpenter uno de mis cineastas favoritos. En el cine de terror reciente hay dos películas que para mí destacan sobre el resto, "Survival of the Dead" de Romero y "The Hole" de Joe Dante. Pero hay otras que me gustan como "Halloween II" de Rob Zombie y 2 pelis de Ti West, "The House of the Devil" y "The Innkeepers". Tampoco están mal "Insidious" y "A Serbian Film".
"Rec" estaba bien (más o menos) pero la última estrenada este año es horrorosa. Espero que haya espacio para el buen cine de terror con las nuevas de Rob Zombie y Tobe Hooper. Y me apunto el nombre de Mickle (me gusta el poster de "Stake Land").

Demure dijo...

Habláis de Mickle y Christensen, me los apunto (aunque a mí si me fascinó "Meek's Cutoff", una película muy espiritual pero a la vez muy física, muy disfrutable para mí). La veré.

Sobre el cine de terror actual puedo estar más o menos de acuerdo, aunque a mí "Eden Lake" me resultó interesante en su planteamiento, quizás sí "facilona" en su resolución, aunque como película sobre la representación de la violencia me parece original, y mejor que algunos Hanekes.

Pidiendo perdón por el tocho y el ligero offtopic sobre el terror (y apuntando el nombre de Mouret en pendientesz), aprovecho para alabar fervientemente los dos últimos largos del americano Ti West que comenta HobbsEnd: "The House of the Devil" (que funciona admirablemente como homenaje, respetuoso con sus referencias, y de gran concisión e inteligencia en su resolución) y la, cada vez para mí más enorme (en su simpleza), "The Innkeepers", ejemplo de como hacer una cinta fantástica de terror siendo especial y trascendente sin necesidad de efectismos ni pretensiones desmesuradas. Muy buenas y más que apreciables.

Aprovecho finalmente, si me permite Jesús, en comentar el cambio de dirección de mi blog (por si considera necesario actualizar sus enlaces): http://delanubealaresistencia.wordpress.com, un saludo.

Carlos C. dijo...

A mí también me parecen estupendas las dos películas de Ti West e Insidious. Recomendaría además la última película de John Landis ("Burke and Hare"), "Vinyan" (F. Du Welz) y una comedia de zombies canadiense llamada "Fido" (A. Currie).

Saludos

Jesús Cortés dijo...

Como de costumbre, acabamos hablando de una cosa bien diversa, casi lo opuesto a lo "sugerido".
Pero en fin, ya que estamos, de Rob Zombie sólo he ojeado por encima su cine porque desde hace años me interesa poco todo lo relacionado con él. Es de esos tipos que te empiezan a caer mal y ya no hay manera. Lo conozco (quiero decir también en persona, y era más o menos amigable, no tanto desde luego como la encantadora Sean Yseult) mejor de su banda, White Zombie, época "La Sexorcisto" y "Astro Creep 2000" a mediados de los 90. Eran realmente buenos en directo.
"Survival of the dead" de Romero y "The hole" de Dante me gustan mucho pero "Insidious" muy poco y no me atrajo nada ver "A Serbian film" ni lo que ha hecho el tal Ti West (¿se llama realmente así?).
"Burke and Hare" la encontré muy timburtonizada, mala idea ahora que atraviesa el susodicho precisamente sus peores años. Landis las hizo magníficas en los 80.

Roberto Amaba dijo...

Eh que yo a esto del terror me apunto.

Como aficionado al género no he conectado con casi ninguna moda actual. Sobre todo porque han sido promovidas en plan Horror-arty, igual que han salido como setas las pelis que yo llamo "Hostiejas-arty" y de las que se libran muy pocas.

Empezando por el nuevo terror francés, ya sabéis: De Haute TEnsion (a pesar de mi querida Cécile De Francea) a Martyrs, pasando por A l'interieur, Ils, Frontiers y The divide, Horde, etc. Tampoco me atraen los australianos aunque me pareció estupenda Rogue y desaprovechada pero con potencial The loved ones. El consumo de Torture porn y derivados me ha ofrecido pocas alegrías y mucha pérdida de tiempo, aunque algunas tengan un pase (recuerdo que Hostel 2 me ofreció un buen rato). La saga Saw me parece lamentable y dejé de seguirla en trigesimocuarta entrega. Los zombis han degenerado un huevo desde el renacimiento que llega hasta el 2010 aprox.

De las citadas y dudando mucho que os interese mi opinión, Mulberry Street me gustó poco o nada (aquello de las bragas y el vecino me hizo gracia, eso sí). Eden Lake me interesa porque soy fan del subgénero de garrulos campestres (aunque no de los del pésimo remake de I spit on your grave). Vinyan era maja con ese final kurztiano. Me gusta todo, hasta El Cobertizo y Cabin fever 2 (la 1 era horrorosa y esta es tan barata como graciosa), de Ti West salvo Trigger Man, especialmente House of the devil. También me atrae el James Wan fuera de Saw, y prefiero una con la que nadie ha estado de acuerdo nunca conmigo: Dead Silence. Vale que se nota que es casi un corto o un episodio de tele inflado, pero me encanta. Gente como Rob Zombi sin despreciarlo, me deja indiferente.


Los viejos maestros (casi todos yanquis) siguen ahí a pesar ser irregulares: Dante, Landis, Carpenter, ARgento, Stuart Gordon (Emond, sin ser terror canónico molaba), etc. Otro que pilló mucha fama, Lucky Mckee, tampoco es gran cosa. Desde May, todo cuesta abajo hasta la tan celebrada como mal medida y sensacionalista The Woman. El próximo con el que os van a dar la tabarra va a ser el de The Oregonian, que ha visto algún DVD de Lynch y ha decidido que lo suyo es dirigir.

Bueno que lo dejo, que es que veo mucha mierda de este cine a lo largo del año y si sigo no paro. Solo tres pelis más o menos actuales, que sin ser del género manejan mejor el terror como sentimiento y los mecanismos del cine para registrarlo y transmitirlo que la mayoría de pelis convencionales: The Box, Kinatai, La Muerte roja.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Mouret es un director del montón. Así que su humildad está más que justificada.

No tiene más interés que el puramente sociológico, como casi todo el cine que se viene haciendo desde los años noventa, o incluso desde antes.

El cine como arte está muerto y a seis pies bajo tierra.

Jesús Cortés dijo...

No sé cuál puede ser la tercera que citas, Roberto, pero de acuerdo con "The box" y "Kinatay" como de lo más perturbador estrenado recientemente, aunque a mí me deje más inquieto "Mercado de futuros" de Mercedes Álvarez, la verdad

Roberto Amaba dijo...

Jesús, es la de Erice que iba a piñón y me inventé el título. Lo hago con muchas, es la manera que tengo de manejarlas en la cabeza, luego cuando hablo con alguien soy incapaz de identificarlas, y cuando escribo casi siempre lo tengo que mirar. Un desastre.

Ah, una francesa que no es que fuera muy buena pero que me hizo gracia y pasé un buen rato es "Proie", que va de jabalíes mutantes, un poco como los osos aquellos de Frankenheimer.

Un saludo.

Jesús Cortés dijo...

Vistas "Eden Lake" de J. Watkins, insustancial y aburrida y "Stake land", muy buena y confirmación, con más medios que en "Mulberry Street", de Jim Mickle.
Qué raro ver a Kelly McGillis, casi irreconocible, en estos films (también veo que sale en esa "The inkeepers" y que lleva años por estos lares) para los que nos chiflamos por ella en "Made in heaven" o "Witness" en los 80.

Anónimo dijo...

A Jesús Cortés. ¿Podrías recomendarme algo árabe entre el 55y el 80? Muchas gracias por anticipado.

Elena

Carlos C. dijo...

De Lucky McKee no me gustó ni "May" ni la que hizo para Masters of Horrors. Sin embargo, me parece estupenda una suya co-dirigida que no es de terror, "Red", con Brian Cox.

También a mí me parece interesante "Dead Silence", su ambientación, con esa parte final con la vitrina llena de cientos de muñecos que cobran vida.

Volveré a revisar "Mulberry Street" antes de ver "Stake Land".

HobbsEnd dijo...

Uf, las de terror francesas son casi todas malísimas, creo que sólo se salva un poquito "Livide", pero por el gore más que nada. Me apunto "Cabin Fever 2"; a mí tampoco me gusta la de Eli Roth, pero curiosamente disfruté bastante de "Hostel 2" vete tú a saber por qué. Me falta por ver esa "Dead Silence" que ya me interesaba desde hace tiempo. De Stuart Gordon me gustaba más "Stuck" que "Edmond". Lucky McKee me parecía medio interesante hasta que vi "The Woman" en Sitges, no sé por qué la gente aplaudía y vitoreaba todo el rato (bueno, en realidad sí lo sé: era el festival de Sitges, pero aún así...).
Otras que me parecen interesantes de los últimos diez años son las de Neil Marshall (antes de "Centurion") especialmente "Doomsday", bastante infravalorada, "The Mist" de Frank Darabont (en la versión en blanco y negro aún mejor, sólo me chirriaba la música empleada en la parte final pero en general es tremenda), 2 Argentos como "La terza madre" o "Il cartaio" (mi favorita de terror de la década pasada seguramente), "Mortuary" de Hooper y una que a mí personalmente me encanta pero que no es para todos los gustos, "Final Destination 3".
Hoy he visto "The Woman in Black" del Watkins y es flojita, me ha dejado indiferente ("Eden Lake" la odié más, especialmente por el final).
"Burke and Hare" me gustó pero sí es verdad que las tiene mejores. Y para terminar, hay una peli francesa de terror que sí me gusta, "Dernière séance" de Laurent Achard (otra que pude ver en Sitges), pero no tiene nada que ver con el "Nuevo Terror Francés"; también tengo ganas de ver alguna del Fabrice Du Welz.

Jesús Cortés dijo...

El cine árabe es una de mis muchas lagunas. Conozco sobre todo egipcio (Chahine, Salem, Barakat...) algo palestino (Khleifi), un poco tunecino, argelino y poco más. Me ha gustado casi todo lo visto, pero sin haber tenido grandes entusiasmos y debe haberlos.
Otros africanos me gustan más sin ir más lejos.

Roberto Amaba dijo...

Carlos, "Red" tenía un pase, sí, aunque no le terminaba de salir eso de ponerse un poco en plan Eastwood, pero vamos que es de lo mejor suyo no cabe duda. Porque aquella del internado femenino también era una castaña.

Hobbs, A Marshall le pasó con "Doomsday" lo que comentaba del horror-arty. Tenía bastantes seguidores que adoraban The Descent (la segunda parte que hicieron era igual de mediocre, o más) y Dog Soldiers por ese toque arty evidente que gastaban. Y eso que Dog Soldiers podría haber sido algo grande, pero monta un baturrillo lamentable. Y los mismos seguidores que jalearon esas, no entendieron que luego hiciera esa macarrada tan adorable que es Doomsday. Aunque se queda algo corta, tenía que haber sido más malote todavía. Los planos con la cámara pegada al culo de Rhona Mitra y es Top Gear que se marca al final. Yo me lo pasé como un gorrino. Luego "Centurion" me pareció convencional, aburrida y prescindible.

Coincido con esa parte de Destino Final. Habéis visto la última?, madre de dios que esperpento, de lo peor que he visto este año. Y esa de La Dama de negro con Harry Potter es muy muy poquita cosa, siendo generosos.

De Dy Welz vi en su día Calvaire que llegaba con mucha fama y me pareció insoportable.

Y para desvirtuar algo menos el espacio que nos ofrece Jesús, enlazo con Virgine Ledoyen para acordarme de que salía en aquella mierda integral que quisieron comparar con Straw Dogs, casi nada: Bosque de Sombras.

Jesús, ya sabes, la próxima que comentes que sea una de terror de estas lamentables ;-)

Un saludo.

Mario Vitale dijo...

Gracias, Jesús, por descubrirme a Mouret. Ha sido una delicia ver tres de sus últimas películas, salvo la que está ahora mismo, o casi, en cartel. Gustándome CHANGEMENT D'ADRESSE, creo que me quedo con las otras dos como verdaderos logros en la dosificación, cadencia, oportunidad, combinación e inventiva en el planteamiento de situaciones, dirección de actores, así como en el uso constante del decorado y la música. Si UN BAISER S'IL VOUS PLAÎT destaca por su genial mezcla de tonos en una construcción perfectamente organizada, que yo recientemente sólo recordaba en Desplechin o en el Allen más inspirado, y desemboca en uno de los finales más melancólicos y conmovedores que recuerdo en el cine francés reciente, con FAIS-MOI PLAISIR! me he encontrado partiéndome de risa en algunas ocasiones. Y esto hoy en día no tiene precio...

Anónimo dijo...

¿Por qué no tiene precio reír hoy en día? Yo veo que hay muchas razones para ser optimista. No le hago ni caso a los catastrofistas.

Un saludo

Jesús Cortés dijo...

Yo no descubro nada, está todo ahí para quien quiera verlo y perfectamente pueda opinar que no vale nada.
"Fas-moi plaisir!" es también la que más me divierte. Y el final - inspirado diría que en una escena de la subvalorada y maravillosa "7 brides for 7 brothers" - con ese cambio de tono, me pareció estupendo.

Mario Vitale dijo...

No veo muchas razones en lo que veo, leo o escucho para ser optimista, salvo, claro está, que es necesario y saludable. Coincido contigo en el repudio del catastrofismo. Además, el optimismo es un valor que no cotiza demasiado en este mundo actual que vivimos, sólo por eso vale la pena tratar de mantener un espíritu optimista. El mismo Mouret me parece un optimista, alguien con una visión casi ordenada y melódica de los vaivénes de las aspiraciones humanas. Por lo que he visto, en sus películas no hay malvados, canallas o desalmados a los que, por desgracia, estamos tan acostumbrados, tanto en la llamada realidad como en la ficción. Sus impulsos son el deseo, el equilibrio, la compañía. Es decir, el placer.

Jesús Cortés dijo...

Sí, como ejemplo de personaje un poco negativo (más bien falso y encima terco), el que hace Dany Brillant en "Changement d'adresse" y "Fas-moi plaisir!" - un actor con físico de jugador de rugby - tampoco le hace más daño y hasta le ayuda a encontrar su propio camino en realidad, que el de levantarle a las chicas, a lo que el que interpreta Mouret suele resignarse porque poco puede hacerse y parece pensar que seguramente no valía la pena ni insitir ni tampoco quizá ellas.
El placer es efectivamente clave y también rige el encuadre (es decir, que busca la armonía, nunca son crispados, ni están a la defensiva ni ponen una lupa para dejar desnudos a los personajes) el gusto por no parar de meter subtramas o la elección de actrices desaprovechadas para la comedia por el sólo hecho de que nunca las pusieron a encarnar personas sino máscaras para que la gente se riera de ellas.

Igor dijo...

Roberto, he visto una de las que recomendabas, Rogue, que no conocía y me ha gustado mucho. Conoces la anterior, Wolf Creek, del mismo direcor? Merece la pena?

Sergio Sánchez dijo...

La que citáis "Vinyan" me pareció muy atractiva.

Motivos para el optimismo seguramente hay pocos o ninguno, pero en las crisis la gente también la palma de infartos y derrames traídos por la preocupación. O sea que mejor inyectarse como sea optimismo vía comedia, por ejemplo.

Anónimo dijo...

Jesús -o quién sepa algo- me podrías decir si hay subtitulos en español para Fais-moi plaisir. He buscado pero sin ningún resultado, y mi frustración es considerable...
Y en caso de que no los haya en español, si alguien sabe si se pueden encontrar en inglés podría salir del paso...

Perry Farrell

Jesús Cortés dijo...

En inglés y deberás comprobar si están sincronizados con tu copia: http://www.opensubtitles.org/es/subtitles/4620510/fais-moi-plaisir-en
PD: Qué malo "The great escape artist"

Roberto Amaba dijo...

Hola,

Igor, sí la vi y no me gustó nada o menos. Soy muy tolerante con las incongruencias en este tipo de pelis, pero todo tiene un límite.

Hobbs, he visto Livide y sigue arrastrando algunas de las cosas que no me gustan o que me molestan del terror francés. Por ejemplo, ese empeño en darle pompa a situaciones o personajes que te piden ser radicalmente popular. Pero es difrutable.

Hace meses volví a ver algunos de los "clásicos" de los 80 de Gordon y allí había más chicha intelectual que en muchos Cronenbergs. Pero claro, aquello de la fama y el cardado. Y ayer revisé Stuck porque la recordaba fatal y me pareció excelente, sin más.

También aproveché para ver algunas de las que han salido por aquí. Burke and Hare que no sabía ni que existía y es agradable, pero vamos es pura comedia, no hay nada de terror salvo si aprecias el paralelismo que Landis quiere remarcar (a veces demasiado) con la espectacularización y mercantilización de la muerte en la actualidad. "Stake Land" me gustó más que Mulberry pero no sé, se le ven muy buenas intenciones y tal pero Mickle no me convence hasta ahora. Entre medias se me coló una canadiense que fue mejor de lo que parecía en un principio y de lo previsible que es: The Dark hours. Y un ya "viejo" mockumentary típico de terror con sensaciones parecidas "La puerta negra", del que me gustó -dentro de lo barata y de los vicios de todas esas pelis- que intentase elaborar algo las cosas aunque fuera con torpeza, de no entregarlo todo a las videocámaras en bruto, o a la imposición del punto de vista (qué tiernos qué ridículos los esfuerzos de Chronicle en este sentido) y bla bla, aunque cae en ello. De este género y este mismo año es la pésima The Devil inside, y de hace poco otra algo más interesante dentro de las limitaciones "Atrocious".

Un saludo y disculpas reiteradas a Jesús por desvirtuar el tema.

HobbsEnd dijo...

Roberto, yo también sufrí con la quinta (espero que última) de Destino final; sentí vergüenza ajena con ese final tan ridículo, intentando homenajear a la primera parte. Y lo peor es que fue mejor recibida que anteriores entregas.
"Red" no estaba mal, aunque no parece una peli de McKee, "The Woods" me pareció mediocre en el segundo visionado.
"Doomsday" me gustó mucho porque es una cosa muy rara, un repaso a los blockbusters de los últimos tiempos (El señor de los anillos, Gladiator) y a otros subgéneros (Mad Max, cine de infecciones) que no se le habría ocurrido ni al Paul W.S. Anderson. A mí sí me gustan las anteriores "The Descent" y "Dog Soldiers", quizás tengan algo arty pero no me molesta, las disfruto como historias de supervivencia. Pero "Doomsday" es otra cosa y merece ser reivindicada aún más. "Centurion" flojísima.
De Suart Gordon la que prefiero (aparte de "Stuck") es "From Beyond", pero me quedan varias por ver, como "Dolls", "Castle Freak" y "King of the Ants" que pueden estar muy bien.
También vi recientemente "The Devil Inside" y coincido en que es muy mala. Aún peor me parece "Paranormal activity 3", tan exagerada en sus sustos que casi parece una parodia (que conste que la primera de la saga ya era un horror).

Un saludo, y perdona Jesús por salirnos tanto del tema principal. A ver qué tal esos Mouret, tengo ya algunas de las últimas para ver. Lo que no encuentro son subtítulos para "Mulberry Street", aunque podría intentar verla igualmente.

Jesús Cortés dijo...

Hobbs:
ed2k://|file|Mulberry%20Street%20(V.O.Sub.Espa%C3%B1ol)%202006%20DVDRIP%20Xvid-Mp3%20(Estrenos-Sub.com).avi|729997312|C6D7459190BB1AA823231C20A1101B1F|/

Anónimo dijo...

Aprovechando la ocasión: ¿Hay subtítulos para La pyramide humaine y para The Shadow Box?
Llevo meses buscándolos. Disculpa la intromisión
Una vez leído el libro voy a visionar Mandingo, una de tus favoritas, Jesús. Ánimos con el blog

Fernando C.

Jesús Cortés dijo...

Para "The shadow box", no que yo sepa.
"La pyramide humaine" creo que está editada en el cofre de Jean Rouch que sacó Intermedio ¿no?.
Además la puso Cinematk hace años. Sacados de Kg y en inglés, como los de la película de Mouret, los subo a opensubtitles:
http://www.opensubtitles.org/es/subtitles/4621216/la-pyramide-humaine-en
"Mandingo" debo haber dicho que me encanta, sí. Es una película colosal, de las diez mejores americanas de los 70 probablemente.

Igor dijo...

Sí, sí, totalmente de acuerdo con lo de Mandingo, la vi hace no mucho y es soberbia. Produce bochorno lo que algunos críticos como Ebert dijeron de ella tratándola de racista y más.
Por cierto, Jesús, viste la de "The myth of the american.."?

Jesús Cortés dijo...

No sé qué dijo Ebert y me trae sin cuidado; pienso que es justo lo opuesto: una de las más grandes películas sobre el racismo. Me importa lo que dijeron Rissient, Britton y otros.
Sí que ví "The myth..." y la verdad es que no me gustó. Al menos era menos pretenciosa que "Afterschool" de Antonio Campos, con aquel empacho de "Elephant" de Van Sant.
Una reciente sobre adolescentes que sí me ha parecido muy buena es "Avé", el debut del búlgaro Konstantin Bojanov. Una película dinámica, bien contada, divertida o tremenda, veraz.

HobbsEnd dijo...

Gracias, Jesús, por el enlace. Qué pena que hace tiempo que no me funciona el emule; he encontrado unas guías por internet que quizás me ayuden a hacerlo funcionar de nuevo. Gracias de todos modos.

Misinasa dijo...

Emmanuel Mouret es un genio. Sus películas alcanzan una complejidad progresiva. Cada vez más personajes, enredos, situaciones que vuelven muy ingeniosa la cotidianidad. Tuve el placer de tenerlo delante durante una Mostra, en la que presentaba Fais-moi plaisir! Tan sólo habían cuatro periodistas y un historiador reconocido de cine, John Hopewell. En la rueda de prensa estaban Mouret y su productor, Frédéric Niedermayer. Yo le lancé un par de preguntas. Sobre su personaje, su papel de actor-autor, su vinculación al cine de Tati y los clásicos del mudo. Hopewell, sin embargo, lanzó una pregunta al productor: "¿Cómo está el cine independiente en Francia?" El productor soplo fuerte: "Uf, si contestó esa pregunta, me tiro media hora." La contestó. Y se tiró más de media hora. Mouret mantuvo la sonrisa congelada durante todo ese tiempo. Parecía uno de sus personajes. Amable, flemático, pero con toda una procesión por dentro. Fue surrealista, y se perdió la oportunidad de hablar de una comedia magnífica. Tan sólo he visto cuatro de sus largometrajes, pero no deja de sorprenderme. No encuentro ninguna mediocridad, sino un estilo muy particular, capaz de llegar con la comedia a capas muy profundas del ser humano. Me maravilló en "L'art d'aimer" esa lógica de la pasión amorosa, que retoma la frase "perder el sentido", para explicar científicamente cómo somos capaces de llegar más lejos y con más intensidad cuando nos falla uno de ellos. ¡Genial!

Jesús Cortés dijo...

A mí la que menos me gusta, pareciéndome buena es "Venus et Fleur", la primera que ví.
"L'art d'aimer", vuelta aver, al verdad es que gana; muy buen film aunque sigo pensando que puede ser un camino agotado, como le pasa a Desplechin y le pasó a Lvovsky, tal vez también Donzelli, veremos.

Demure dijo...

Acabo de ver "Changement d'adresse" y lo mejor que puedo decir de ella es que ahora mismo, me apetece enormemente ver más filmes de Mouret. La pena es que solo consigo encontrar (con subtítulos en castellano) "Un baiser s'il vous plaît" y "L'art d'aimer" que las veré más pronto que tarde, pena no encontrar más, seguiré buscando.