domingo, 7 de marzo de 2010

BIG DADDY

Una de las mejores películas americanas de los últimos veinte años, "Flesh and bone" de Steve Kloves, que se pronuncia Klovis al parecer, es un ejemplo triste y desconcertante que anticipa - quizá certifica - qué ha sido del cine de quel país.
Parece que haya pasado una eternidad desde el éxito de su debut, la popular y muy bien vendida "The Fabulous Baker Boys" en 1989, pero Kloves filmó, cuatro años después, en un gran paso adelante, inversamente proporcional a su repercusión, su segunda y última película hasta el momento. Qué ha sido de él (guionista de la saga de films basados en los libros de J.K. Rowling) nos lo podría explicar quien oyó los mismos cantos de sirena, John Sayles. Supongo que sobran justificaciones y tentaciones.
Se pueden buscar muchos argumentos para explicar el destino de este film para a continuación desmontarlos en la misma frase.
Es un film huraño, desapegado, estoico... y reconfortante, visualmente discreto pero hermoso, con un sentido del paisaje y la luz admirables, gracias a la fotografía del veterano Philippe Rousselot; presenta a varios actores muy conocidos en roles sobre el papel muy poco lucidos, parcos, taciturnos... que por una vez parece que piensan y sienten, comunicando con los mínimos gestos toda la carga dramática del film y enlaza con el cine de directores - alguno se lo ganó a pulso, otros, imperdonablemente - "has been" como Cimino, Monte Hellman, John Boorman, John Milius... y también con las admiradas obras de (antaño) Mann, Siegel Fleischer (y hoy) Clint Eastwood, James Gray o David Gordon Green que figuran entre lo más aplaudido que haya dado el cine americano desde que dejó atrás su gran época.
Realmente vale la pena recordar, o buscar si no se conoce, esta película sobre la "desviación" de la infancia, una de esas encrucijadas sin retorno de la personalidad, que podría conformar junto a las muy famosas "Mystic river" y "A perfect world" una desoladora panorámica sobre eso que abusivamente se ha llamado "la genealogía de la violencia": por qué surge, de dónde viene, con qué se alimenta, por qué nunca duerme.
Los antológicos doce minutos de apertura, con su ensordecedor silencio, que culmina en un close-up sobre el rostro del pequeño Arlis mientra suena un disparo y el llanto de un bebé, son posteriormente matizados y ampliados - esa vieja regla de rebajar la tensión y no buscar impresionar a nadie, con la seguridad de haber introducido ya suficiente incertidumbre - gracias al carácter itinerante y episódico del film, lo que permite a Kloves aprovechar a fondo la fotogenia de los caminos, los moteles, los bar and grill o los campos de cereales y dejarse llevar por la música de George Jones, Willie Nelson o aquella mágica versión de "Blue moon" que hicieron los Cowboy Junkies, relajadamente y hasta con humor, para contar, a la vieja usanza, cómo se puede vivir con el peso de los acontecimientos que inesperadamente vuelven para atormentar la pacífica existencia de quien sólo aspira a recorrer una vez más, con su tranquila rutina, esa parte occidental de Texas, alrededor de la Route 20, desde Abilene a la frontera con México.
Ese es uno de los valores del film, que no se postula como un estudio detallado y con todos los cabos bien atados sobre cómo un pasado que nadie querría recordar gravita y marca totalmente el carácter de alguien y de todos los se acercan a él.
Lo malo es que, por todo ello, y especialmente por no resultar predecible, "Flesh and bone", con algunas cosas en común con el cine de Paul Newman, no será casualidad, acaba moviéndose en esa peligrosa "tierra de nadie" en la que han acabado pereciendo muchas películas que en otro tiempo habrían contribuido a engrandecer el cine americano.
Ser compleja, sutil, intensa y estar hábilmente retroalimentada por un guión de hierro (que ni lo parece) no son rasgos ya apreciables más que "en perspectiva", indetectables a tiempo sus virtudes, no de una película que es seguramente, sobre todo antes de sumergirse en sus imágenes, para una gran parte del público (no como "Bright angel" de Michael Fields, que corrió la misma suerte pero por llegar demasiado pronto) la antítesis de lo "indie".
Y aunque no lo es sino muy parcialmente, "Flesh and bone" hábilmente esquina los peligros de las road movies (bonitos atardeceres, escapadas a toda velocidad, peligro, iniciación y vida al límite... por no haber, no hay ni viento que alborote el cabello), pone los sentimientos delante de las palabras y deja a cada personaje, los perdedores y los espectros, tal y como los encontró.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Un misterio la casi total y tan dilatada desaparición de Kloves tras una película tan magnífica y emocionante, que pasó sin pena ni gloria, inadvertida completamente. El cine americano parece orillar a sus directores más prometedores, y encargar sus "grandes proyectos" al batallón de los torpes véanse los destinos opuestos de Michael Cimino y Michael Bay).
Miguel Marías

Jesús Cortés dijo...

¿Has podido ver, Miguel, lo que escribió Cimino para "Il pianto della statua"?
Yo no he podido encontrarlo. También andaba por ahí Romero, que sí ha tenido la suerte de haber seguido rodando regularmente aunque tal vez a costa de no salirse demasiado de un registro.

dani dijo...

Acabo de ver la película por primera vez. Es extraordinaria.

Una pregunta: ¿Qué me dices de ese cartel de la película que ilustra tu elocuente texto?

Jesús Cortés dijo...

Es un buen cartel. Hay otro, con Caan, Ryan y Quaid que me gustaba menos. Este creo que es de la edición en DVD, pero no me eches mucha cuenta.

Anónimo dijo...

No, Jesús. Sospecho que hay que comprar el libro+DVD, y es muy caro como para pedirlo a ciegas.
Miguel Marías

Anónimo dijo...

La verdad es que el hecho de que esta película sea excelente no debería hacernos minusvalorar Baker Boys, simplemente porque haya tenido más aceptación popular. Para mi Baker Boys es una de las mejores películas de los 80.
Coincido en la reivindicación de James Gray. Sin embargo, no sin vergüenza, confieso no haber visto nada de David Gordon Green (me intriga saber si me estoy perdiendo algo grande...)
José Antonio.

Jesús Cortés dijo...

Grande de momento no en mi opinión, pero vale la pena ver todas: "George Washington", "Undertow", "All the real girls", "Snow angels"... no he visto "Pineapple express", que creo que es la última por ahora.
Tienen más esencia que Kelly Reichardt y desde luego más cosas que decir que los Mottola, Anderson y compañía. Son films modestos, pequeños, rurales y, en sus mejores momentos, emotivos y elocuentes.
"Baker boys" estaba muy bien, nadie dice lo contrario.